Skip to content

El Crimen del Hotel “La Toja”

agosto 29, 2014

Quiero presentarles el primer video de la serie “Charlas médico-legales” en las que he estado trabajando.

Adventencia, la imágenes NO SON APTAS para personas sensibles.

 

Peritos y Jurados

agosto 12, 2014

Peritos y Jurados

Según publica el matutino “Clarín” en su edición del 22/5/2014 en la página 48, fueron sorteados más de 11000 bonaerenses que serán convocados para participar como jurado popular en los juicios por delitos con penas previstas mayores a 15 años de prisión. Deberán afrontar una responsabilidad de grado superlativo, porque deberán otorgar el veredicto de culpabilidad o inocencia, aunque la sentencia será aplicada por el Juez.

Quedan excluidos los extranjeros (no naturalizados), abogados en ejercicio de la profesión, procuradores, escribanos y personas con cargos políticos de jerarquía y por supuesto personas que posean condenas por delito doloso y los procesados sometidos a  proceso penal en trámite.

El padrón general estará conformado por 12 hombres y mujeres, los convocados serán sometidos a una audiencia de selección, presidida por el juez, para detectar si algún jurado no está en condiciones de ser imparcial. La participación será obligatoria por tratarse de una “carga pública” y los civiles recibirán una remuneración de 580 pesos diarios.

Ahora bien, el juez actuante deberá efectuar uno de los diagnósticos más difíciles en la práctica de la psicopatología forense, es el diagnóstico de “personalidad normal”. La literatura sobre esta problemática es tan extensa que su análisis escaparía a la brevedad  de nuestras charlas. Decía Gregorio Marañón: “El hombre normal es el resultado de una estadística”; es el criterio del término medio, yo agregaría, aplicable al momento histórico que se vive. Las vivencias y los conceptos de los hombres de la década de los años 30, no son superponibles a los hombres de la actualidad. Seguramente el magistrado se manejará con el criterio “jurídico de normalidad, para el código civil, la normalidad , particularmente  psíquica, reside en los siguientes atributos: discernimiento, intención, libertad perfecta y completa razón, sano juicio (arts. 898, 900, 3695 y 3616), o sea, el código juzga a los hechos como voluntarios cuando son ejecutados con “discernimiento, intención y libertad”. El problema reside en un punto crucial para discriminar entre el bien y el mal, el miembro de un jurado, votará de acuerdo a su criterio personal. La sensatez y el juicio crítico varían hasta lo infinito y en algunos sujetos considerados estadísticamente normales, son rudimentarios. La tarea del juez no será fácil, deberá “detectar si algún jurado no está en condiciones de ser imparcial” (Roberto Lara, Clarín 22/05/2014, Pág. 47).

El juicio oral no es un “juicio escrito hablado”, las partes en litigio se enfrentan directamente. En cualquier momento puede surgir un acontecimiento inesperado que motivara el debate entre la acusación y la defensa. El juicio oral es un acto solemne que tiene algo de sabor teatral. Hay un escenario, allí están los magistrados, secretarios, abogados, fiscales, acusados, ujieres y a partir de hoy, los 12 miembros del jurado. También detrás de la barra, el público que asiste al juicio.

De pronto irrumpe el perito, hay un breve silencio expectante y todas las miradas se dirigen a su persona; Lo observan minuciosamente. hace ya más de 20 años, pensábamos con mi compañero de tareas, el Dr. Osvaldo Curci, que en cercano futuro habría participación de jurados en los juicios orales. Se nos había ocurrido distribuir entre el público alumnos de nuestro curso de medicina legal. La finalidad era recoger las opiniones que el público, elaboraba acerca de la actuación de los expertos convocados por el tribunal.

Antes de abordar este tema, es necesario aclarar las diferencias entre testigos y peritos y ahondar en las características de estos últimos. La ley ha consignado formalmente las diferencias entre el perito y el testigo. El testigo declara sobre un hecho percibido por sus sentidos, le basta tener memoria. El perito, en cambio, emite una opinión y debe al contrario haber hecho estudios especiales y demostrar su inteligencia y buen juicio. Acepta una misión que le da el carácter de funcionario público; por consiguiente, está sujeto a las obligaciones que imponen semejantes cargos.

Comentaremos brevemente las condiciones exigibles a un perito y la calidad de las funciones que debe desempeñar.

Las condiciones que el perito debe poseer son: Idoneidad, mentalidad, honestidad y cultura. La idoneidad la otorga el diploma de médico legista, que expiden las universidades a quien aprueba el curso de postgrado. La medicina legal es una especialidad, tal como lo es la oftalmología, la dermatología, etc. En la actualidad en ámbitos extracapitalinos, hay médicos a cargo de tareas medicolegaes que no son legistas. En el año 1925, el maestro Nerio Rojas designado profesor titular de la materia, expresó en su discurso inaugural: “Evitar que la medicina legal, sea un terreno baldío sin cerco, ni dueño, donde cada cual pueda transitar a su antojo”. Decía el maestro argentino Dr. Osvaldo Loudet: “Los peritos son los ojos del juez”. La mentalidad, valga el juego de palabras, significa poseer “mentalidad médico legal”, ser bue cirujano no es igual a ser buen perito, en un apuñalado el cirujano describe una herida; el legista en cambio, ve una lesión que es el concepto jurídico y le interesa determinar el tipo de instrumento empleado, la data de las lesiones, la posición de la víctima y el victimario, si es vital o postmortem, etc. Por honestidad del perito debe entenderse “honestidad científica”, decía el maestro Rojas: “el perito debe saber dudar”. Y así debe, en ocasiones, manifestarlo al magistrado. Los jueces aprecian la sinceridad de los peritos. La cultura del perito, su erudición, puede resumirse en una frase “de dos peritos con igual técnica, es mejor perito el más culto”. La función del perito puede resumirse en tres frases:

  1. Traducir lo biológico al lenguaje jurídico.
  2. Hacer que el juez pise terreno seguro en la etapa de investigación.

3.Hacer que el juez “paladee” la pericia, o sea, que le resulte acorde con sus propias convicciones sobre los hechos a causa de su dictamen.

Decía el maestro Rojas: “el perito debe actuar con la ciencia del médico, la veracidad del testigo y a ecuanimidad del juez”.

 

No recitar, no aparecer apasionado ni pedante, mostrarse claro y hablar sencillamente. Era necesario este periplo para poder relatar los comentarios del público (actualmente futuros jurados), recogidos por nuestras alumnas, infiltrados entre ellos. Para resumir la cuestión, destaco los aspectos principales.

  • El porte: El público comenta acerca de los colores del traje, las camisas, las corbatas, el corte de cabello y hasta el lustre de los zapatos. Desconfía de los peritos demasiado jóvenes o de avanzada edad. Prefieren el perito con aspecto de “galán maduro”.
  • La actitud: Critican al que porta notas o apuntes. El público quiere que se comporte como un actor que se sabe el libreto de memoria, que no gesticule, no cruce las piernas ni siga el “ritmo del interrogatorio” moviendo las piernas.
  • El parlamento: Quiere que resulte claro y concreto, y que no lance parrafadas científicas que no logra comprender. Muchos concurren al juicio como si se tratara de una junta deportiva, gustan de los peritos que saben habérselas con las preguntas de las partes en conflicto.

Breve comentario personal:

Es necesario para el perito precisar, concretar ciertos puntos: desconfiar, no penetrar nunca el fondo de la cuestión si no se tiene seguridad. Viene después de la exposición ante la presidencia, e turno del ministerio público y de la defensa. Entonces, prudencia, sangre fría y paciencia, tomarse el tiempo para reflexionar. No mostrarse agresivo contra la defensa, recordar el dicho samurái: “oculta tu espada bajo tu sonrisa”.

Hay situaciones delicadas, aún para expertos veteranos, uno de ellos es el “pánico de escenario”, yo he visto a peritos veteranos quedarse mudos o confusos en temas que eran de su dominio; quisiera uno subir al estrado y darles un golpe por tontos. Después recapacitamos y aceptamos que nos puede ocurrir lo mismo. Otra situación desagradable puede acontecer cuando actuamos como jedes de un equipo de peritos. Los colegas serán interrogados individualmente, y el abogado utilizará el método de la fragmentación crítica para destruir los fundamentos del informe.

Hay frases que perduran a través del tiempo decía Alejandro Lacassagne: “Dime como declaras y te diré quién eres” (Vademécum del médico perito – Lyon – 1900). Cuenta Harry Hodge en “procesos notables ingleses” (Notable British trials – Ed. Filson Young – Londres – 1950), que en la Inglaterra de 1915, el maestro inglés Sir Bernard Spilsbury, conocido como “el escalpelo de Scotland Yard”, tenía entre los jurados el apodo de “perito infalible” y siempre aprobaban sus peritaciones.

¿Qué ocurrirá en nuestro país?

En el futuro, no le bastará al perito contar solamente con su ciencia, deberá también dominar el manejo de escenario.

Reflexiones:

A un jurado no se le puede exigir que penetre en la compleja terminología de la medicina legal ni en el análisis de agravantes y atenuantes. Es cierto también que un jurado, hasta que se le incomunica para deliberar sufre la intoxicación de los comentarios de la familia, de los vecinos, de los medios de información, etc. también es cierto que esa intoxicación la sufren los jueces.

Yo he visto a peritos de parte (Siempre me parecieron un escándalo), por su toma descarada de partido, con sus dictámenes pagados por la defensa. También a magistrados, que en ocasiones parecían estar sumidos en un letargo somnoliento porque ya tenían la sentencia dictada en sus mentes, dijesen lo que dijesen los acusados, testigos, forenses, fiscales y abogados.

El caso Sacco y Vanzetti – La balística forense

julio 15, 2014
21-Sacco y Vanzetti

Dos distinguidos alumnos me consultaron acerca de un tema vinculado con la balística forense. Me anoticiaron acerca de una exitosa obra teatral, estrenada en el Teatro Cervantes, que pone en escena una historia dramática, el caso Sacco y Vanzetti.

Iniciamos una simpática discusión que incluyo el estudio  de las personalidades de los acusados y el entorno político-social que los rodeaba. No podía faltar, por supuesto, el comentario técnico medico legal del caso. Fue por ello que transcribo unos párrafos que datan de una publicación del año 2006 (Tanatología, investigación de homicidios – Editorial Universidad – Pág.. 51).

La conclusión de la charla fue, que en la criminalística, aun después de muchos años de ocurrido el hecho, puede transformar a personajes de leyenda, de victimas a victimarios.

 

El caso Sacco & Vanzetti:

            El caso Sacco y Vanzetti se inició el 24 de diciembre de 1919 en la ciudad de Bridgewater, cerca de Boston, con un atraco a un transporte de dinero, para pagar los salarios de las fábricas de zapatos White. Un coche tripulado por hombres que parecían extranjeros interceptó el camión del dinero. Los desconocidos abrieron fuego con sus pistolas y una escopeta. Los custodios cayeron abatidos, los asaltantes abandonaron su empresa y huyeron sin el botín. En el lugar del hecho se hallo un cartucho de escopeta vacío.

               Pocos meses después, el 15 de abril de 1920 se cometió otro atraco en la ciudad de South Braintree. Dos guardias de la fábrica de zapatos  Slater & Morrill, llamados Parmenter  y Bernardelli, llevaban una caja metálica que contenía 16000 dólares. Fueron interceptados por dos desconocidos que dispararon inmediatamente sobre ellos. Bernardelli murió allí mismo, junto a él se hallaron vainas vacías. En el cadáver se hallaron 4 proyectiles calibre 32. Uno de ellos  atravesó el pulmón derecho, perforó la aorta y se alojó en la pelvis; ese fue el disparo mortal. El doctor  Burges Magrath, “medical examiner” numeró las balas con ayuda de una aguja, la bala mortal llevaba el número 3.  el otro guarda, Parmenter, fue llevado al hospital en grave estado. Había recibido 2 balazos, uno de ellos perforó la vena cava, el herido falleció 14 horas después, la bala mortal fue marcada con una cruz.

               El capitán Proctor, jefe de policía del estado de Massachussets, se hizo cargo de los casquillos y de los proyectiles extraídos. Eran vainas de la casa Remington Peters y  Winchester. Los atracos se perpetraron en el clima de violencia social que caracterizó a los estados unidos después de la primera guerra mundial. El anarquismo, doctrina que pretendía imponer la justicia social por la destrucción violenta de todo poder político, había arraigado principalmente en la colectividad italiana. Constantemente había atentados con bombas contra senadores, ministros, jueces de renombre, o millonarios como John D. Rockefeller. Se hicieron redadas de anarquistas y comunistas, algunos centenares de ellos fueron expulsados del país. Este era el telón de fondo cuando se cometieron los atracos de South Braintree y Bridgewater.

El 17 de abril de 1920, fue hallado un automóvil Buick abandonado en descampado. Se trataba de un coche robado de similares características al utilizado en los atracos. Se sospechaba de un italiano llamado Boda. El tal Boda, fue arrestado junto con dos paisanos que lo acompañaban. Eran Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti.

ForTheDefenseofSaccoAndVanzetti-2 ForTheDefenseofSaccoAndVanzetti

               Los dos detenidos negaron conocer a Boda. También dijeron que no llevaban armas. Fueron registrados, uno de ellos, Nicola Sacco de 29 años, portaba una pistola automática Colt, calibre 32, cargada con 9 proyectiles. En los bolsillos de Sacco había otros 23 proyectiles, fabricados por las casa Remington Peters y Winchester. El otro detenido, Bartolomeo Vanzetti, de 32 años,  llevaba un revolver Harrintong & Richardson, calibre 38, cargado con 5 proyectiles, y además, 4 cartuchos de escopeta similares a los utilizados en el asalto de Bridgewater. En uno de sus bolsillos había panfletos anarquistas.

               Sacco trabajaba en una fábrica de calzado. Vanzetti era vendedor ambulante de pescado. Ambos habían participado intensamente en actividades anarquistas y junto con otros compañeros cometían atracos para obtener fondos para la causa. Fueron reconocidos por varios testigos.

               El proceso comenzó el 21 de marzo de 1920, el juez Webster Thayer y el fiscal Frederick Katzmann, eran conservadores .el defensor de los italianos, el abogado Moore se había hecho renombre defendiendo anarquistas. Las pasiones políticas se desataron.

               La balística forense estaba en pañales, parecía como si cualquier empleado de una fábrica de armas estaba capacitado para ser estrella en la ciencia de moda. Fueron convocados sucesivamente, el capitán Proctor, Charles Van Amburgh y el “doctor Hamilton”. Los tres fueron descalificados por incompetentes. El primero de julio de 1927 el gobernador de Massachussets, Albin Fuller, cedió a las presiones de la opinión mundial y nombró un comité independiente encabezado por Albert Lawrence Lowell, presidente de la universidad de Harvard. El experto en armas de fuego y balística del citado comité, era el coronel Calvin Godard, doctor en medicina y cirujano cardiovascular. Cuando sirvió en Francia su extraordinario interés en las armas de fuego, hizo que se lo trasladara del cuerpo médico al servicio de artillería. Al momento del juicio era el director del DEPARTAMENTO DE BALÍSTICA FORENSE DE NUEVA YORK, fundado en 1923, debido al auge del gangsterismo con motivo de la prohibición. Calvin Godard llego con los instrumentos que lo harían famoso en el campo de la balística forense: el microscopio micrométrico y su microscopio comparador.

22-Goddard

               Godard trabajó con su acostumbrada minuciosidad y expuso su opinión de la siguiente forma: “La bala número 3 salió de la pistola de Sacco; no pudo ser disparada por ningún otra arma. Las balas de los cartuchos Winchester encontrados en la persona de Sacco, correspondían en su construcción a la bala número 3. la vaina W procedía, sin lugar a dudas, de la pistola de Sacco. Las restantes balas y cartuchos fueron disparadas por otra arma.

El 23 de agosto de 1927 los dos condenados murieron en la silla eléctrica de la cárcel de Charleston. Vanzetti murió diciendo “soy inocente”, y Sacco grito “Viva la anarquía”. En octubre de 1961, dos expertos en balística, los americanos Jack Weller y Frank Jury, revisaron el dictamen de Godard. Efectuaron nuevos disparos de prueba con la pistola de Sacco y tras minuciosos estudios llegaron a los mismos resultados que Godard en 1927.

Rasputín

julio 4, 2014
grigori-rasputin


Grigori Efimovich, apodado “Rasputín”, vocablo que puede interpretarse como “desenfrenado” o “libertino”, nació en 1872 en Pokrovskoye, una pequeña aldea Siberiana fundada por un grupo de ex-penados que allí se asentaron. Rasputín era un campesino ordinario, pero dotado de un gran poder de sugestión y atracción magnética. Ladrón de caballos, como su padre, aficionado a los excesos sexuales y el alcohol, de naturaleza perversa. Le gustaba vagabundear de un pueblo a otro. A veces desaparecía repentinamente de Pokrovskoye y no regresaba por un tiempo. Decía que se retiraba a un monasterio viviendo como un anacoreta. De notable memoria y vehemencia oratoria, se aprendía de memoria pasajes enteros de las sagradas escrituras que recitaba a sus adeptos. Se consagró monje a sí mismo y llegó a ganarse fama de “Staretz”, “Hombre Santo”. Se unió a una secta renegada y disidente de la fe ortodoxa vigente, los “Ylistio”, uno de cuyos ritos era la flagelación. La denominación “Staretz” partió de sus seguidores, porque solo los había en realidad en algunos monasterios de Rusia, eran hombres abnegados y devotos que vivían de la limosna.
Rasputín, nada tenía en común con ellos, los seguidores de la secta creían firmemente que “el pecado se combatía con el pecado”, en estas reuniones místicas, se leían versículos del evangelio, se seguían bailes rítmicos, en las que se desencadenaban escenas de histeria, con visiones celestiales que solían terminar con fustigaciones y copulaciones colectivas para provocar el éxtasis religioso al unísono con el delirio erótico, logrando así que el espíritu santo descendiera sobre los hombres.
No fue exactamente el asesinato de Rasputín la causa de la revolución Rusa de 1917, ella existía desde mucho antes. El emperador Nicolás II, era hombre inteligente y delicado, pero no supo acercarse a sus súbditos, prefería un retiro solitario junto a su familia. Contemplaba al país desde lejos.
La contienda mundial de 1914 trajo sombríos nubarrones, el pueblo nunca olvidó los orígenes alemanes de la emperatriz Alejandra Fiodorvna, ni su costumbre de inmiscuirse en asuntos del estado. La derrota en los campos de batalla sembraban la inquietud, los muertos, heridos y prisioneros se contaban por millares.
Ambos soberanos estaban profundamente abatidos por la afección incurable de su único hijo varón, el Zarevich Alexis, la hemofilia. El menor golpe podía causarle una grave hemorragia. Se trató por todos los medios de ocultar la enfermedad que padecía el heredero de turno, ello tuvo un efecto adverso, circularon las más absurdas versiones sobre la salud del niño.
Con este telón de fondo entró Rasputín en el escenario, veamos su historia:
Siempre pregonando que el mal era necesario para que triunfara el bien, porque el Señor solo amaba aquellos que se purificaban después de haber cometido pecado. Peregrinó durante 3 años. Al llegar a la ciudad de Kazan, conoció a un joven misionero, inteligente pero ingenuo y sugestionable, creyó en su sinceridad y lo recomendó al arzobispo Teofanes, prelado influyente en San Petersburgo y director de la academia de Teología. Allí arribó Rasputín en la primavera de 1903. El prelado quedó gratamente impresionado, creyó tener ante su presencia a un virtuoso con aspecto tosco y sincero de un apóstol cristiano. Por recomendación de Teofanes, Rasputín fue recibido por la alta burguesía y la nobleza, Durante varios meses llevó la máscara de un hombre consagrado sinceramente a Dios, conocía las sagradas escrituras y sermoneaba con estilo rudo y convincente. El clero aprobó sus virtudes. Un monje llamado Iliodor (cuyo nombre real era Serguei Trufanov) le presentó a Olga Lojtina, esposa de un consejero de estado. La mujer padecía extrañas sintomatologías que los médicos no lograban curar. Rasputín no solo logro sanarla, también la convirtió en su amante. Los milagros se multiplicaron, su fama de sanador se extendió por todo San Petersburgo, lo consideraban intermediario entre Dios y los Hombres. Su vida se convirtió en una orgía sin fin. Pese a ello, las grandes duquesas Militsa y Anastasia, muy amigas de la emperatriz, introdujeron en palacio a su famoso protegido. No solo la gran confianza del Zar y la Zarina, su gran logro fue detener las hemorragias de Alexis con su poder hipnótico. Esa fue la puerta que lo llevo a manejar el destino de un imperio, nombraba o destituía a altos funcionarios, escandalizaba con su conducta a la opinión publica y hasta controló al gobierno cuando estalló la guerra de 1914. Se rumoreaba que era espía alemán y amante de la Zarina. Era necesario este rodeo para penetrar en las motivaciones de homicidio de Rasputín. Se trató en realidad de un “asesinato patriótico”, planificado para efectivizarlo en la intimidad, pero no pudo mantenerse en secreto, rápidamente todos los detalles salieron a la luz. Para la inmensa mayoría de la nación, Rasputín era el hombre que había que eliminar para salvar a Rusia de la derrota. Muy pocas veces un asesino relata su obra macabra con lujos de detalles y lo publica en un libro, así lo hizo el príncipe Félix Yussopov (“El asesinato de Rasputín”, Ediciones Martínez Roca S.A., Dep. Información bibliográfica, Gran vía 74, 08013 – Barcelona).
Como eje central de la charla, nos guiaremos por la confesión del homicida, y agregaremos detalles de la copiosa bibliografía que se ocupa del drama y que agregaremos al pie de página. Siguiendo la práctica pericial utilizada en la confección de las historias clínicas criminológicas, dividiremos la interpretación del caso en cuatro partes principales. El antes, el durante , el después del crimen y las consideraciones médico legales.

Rasputin


 

El antes:

 

Yusopov

 

Yussopov

Los conjurados eran cinco, Yussupov, Purihkievich, el gran duque Dimitri, el Doctor Lazovert y Sujotin.
El Príncipe Félix Felixovich Yussunov de 29 años de edad, era miembro de la nobleza y su familia rica y poderosa. Fue el artífice del drama. Vivió como un dandi. Le agradaba vestirse de mujer y no ocultaba su homosexualidad. Tuvo amistad con el gran príncipe Dimitri Pavlovich, que era primo hermano del emperador, y se hicieron amantes. Para evitar escándalos, la Emperatriz le aconsejo casarse con la Princesa Irina Romannova que conocía sus rarezas; se casaron el 22.02.1914, la unión resulto armoniosa.
Toda la familia de Yussupov era enemiga de Rasputín, la idea de asesinarlo fue tomando cuerpo en la mente del Príncipe.
Purishkievich era diputado de la Duma, hombre de extrema derecha, monárquico, impulsivo y violento, tenía a su cargo la sanidad militar. Odiaba a Rasputín y lo denominaba “bestia inmunda”. Acordaron asesinar a Rasputín en casa de Yussopov, no utilizar armas de fuego porqué los estampidos alertarían a los gendarmes, que justamente tenían su campamento frente a la vivienda, decidieron que el veneno era el arma más eficaz y silenciosa. Puriskievich decidió reclutar Al doctor Stanislau Lazovert, médico de su confianza que manejaría el cianuro.

Lazovert

Lazovert

El gran duque Dimitri y el capitán Sujotin, completaban el quinteto, fueron cómplices, pero no participaron directamente en el homicidio. El diputado Vasili Maklakov, consultado por Félix, Rehusó la invitación para ejecutar a Rasputín, pero le obsequió una porra forrada con goma que pesaba 2 Kg. En resumen, había que matarlo con veneno y a garrotazos, en silencio, en secreto y lejos de miradas indiscretas. Para ello Félix escogió una pequeña bodega y la acondicionó en la siguiente forma: “lámparas antiguas de cristales coloreados iluminaban la escena de arriba y los pesados cortinajes de damasco rojo estaban corridos. En el hogar de granito ardía el fuego; los troncos crepitaban y lanzaban chispas sobre las baldosas de piedra. El aspecto lúgubre de aquella habitación subterránea había desaparecido. Ahora, gracias a los muebles y a los suaves retoques de la iluminación, se respiraba una atmosfera de comodidad”. El lugar del crimen estaba listo para el trágico acontecimiento. Había que atraer a la víctima a la trampa. Félix lo invitó a pasar una velada en su casa, con el pretexto que su esposa, la seductora princesa, quería conocerlo, ello tentó al lascivo “Staretz”. En realidad Irina se encontraba en Crimea con sus suegros. Planificaron que Félix iría a buscarlo a medianoche a su casa, el numero 64 de la calle Gorojovaia, en el automóvil de Purishkievich, el Dr.Lazovert oficiaría de chofer. Félix permanecería a solas con Rasputín, los demás aguardarían en una habitación contigua para intervenir en caso de necesidad. Se eligió la noche del 16 al 17 de diciembre para el asesinato. Lazovert se calzó guantes de goma e introdujo cristales de cianuro de potasio en los pasteles, había tres de crema rosada y tres de chocolate, también puso cianuro en las copas de vino de Madeira que le ofrecerían para degustar la repostería. La trampa estaba armada, El Príncipe, con Lazovert disfrazado de chofer, partió en busca de Rasputín, retornarían con el “Staretz” a la medianoche. Rasputín vestía blusón bordado de seda blanca sujetado con un cinturón de color rosado, calzón amplío de terciopelo azul, calzaba botas nuevas, olía a perfume ordinario y se cubría con un abrigo de pieles.


 

El durante:

Cuando víctima y victimario entraron en la bodega transformada en sala de estar, se oyeron voces apagadas y en un gramófono comenzó a sonar una tonada americana. Yussopov le explicó que Irina festejaba a un grupo de amigos que pronto se retirarían. Ambos hombres charlaron banalidades, Félix pulsó la guitarra, ya eran las 2:30 de la madrugada. Rasputín había ingerido veneno como para matar en el acto a varios hombres. No pasaba absolutamente nada. Rasputín seguía bebiendo lentamente vino de Madeira. Con el pretexto de despedir a los invitados de su esposa, Félix se dirigió a la habitación en la que aguardaban los otros conjurados, estaban atónitos y enfurecidos, decidieron atacarlo entre todos y estrangularlo, Félix los convenció de que prefería matarlo el solo. Empuñó el revólver del gran duque Dimitri, y bajó al sótano, Rasputín de pie estaba observando el decorado de un antiguo mueble de ébano; Félix le dijo: “Gregori Efimovich sería preferible que mirase el crucifijo y rezara una oración” (textual). Apunto al corazón y apretó el gatillo, Rasputín emitió un grito y se desplomó sobre la alfombra que era una piel de oso blanco. Los complotados acudieron en el acto y el doctor Lazovert comprobó que era cadáver (!), su blusón estaba tinto en sangre. Arrastraron el cuerpo hacia el piso de mármol, para no dejar rastros de sangre en la piel de oso. Todos subieron al cuarto superior, mientras hablaban del destino promisorio de Rusia. Félix tuvo un presentimiento, quería ver al muerto, bajó apresuradamente al sótano y observó el cuerpo inmóvil. De pronto Rasputín abrió los ojos, se puso de pie y lo tomó del cuello. Los dos hombres lucharon, Félix logro zafarse y subió la escalera alertando a gritos a Purishkievich. Rasputín huyó avanzando a tumbos por el patio buscando el portón de salida. Puriskievich le disparó, sin lograr acertarle, un segundo balazo le dio en la espalda y lo derribó. Purishkievich se acercó y le disparó en la cabeza (según otros autores fue en el cuello), seguidamente le dio un puntapié en la sien izquierda. El cuerpo de Rasputín fue arrastrado adentro y colocado al pie de la escalera que conducía al comedor. Fue entonces que a Félix le parecía que el cuerpo se había movido. subió a su despacho, tomo la porra que le había regalado Maklakov y en plena crisis de furia, le destrozo el cráneo y los genitales (otras versiones aseguran que fue castrado a cuchillo), según el relato de una de sus hijas que reconoció el cadáver, uno de sus ojos colgaba fuera de la órbita. A Félix, salpicado de sangre y excitado, hubo que sujetarlo y encerrarlo en el dormitorio.


El después:

Sacrificaron a un perro de un balazo y mezclaron su sangre con la de Rasputín sobre los baldosones del patio, porque los estampidos habían atraído a un agente del cercano destacamento policial. Purishkevich le dijo al policía que habían ejecutado a Rasputín y que ello era un acto patriótico. Ya estaba alertada la policía acerca de lo ocurrido. Lo envolvieron con una alfombra y lo ataron con sogas. Varios investigadores de esta historia opinan que Rasputín seguía con vida. El gran duque Dimitri, el Capitán Sujotin, y el Dr. Lazovert, se llevaron el cadáver en el auto, se dirigieron al puente Petrovski allí lo arrojaron en un agujero del hielo en el rio Neva. El jefe de la policía secreta, el coronel Gobachev, encargado de investigar la desaparición del “Staretz”, informó del hallazgo de una bota color negro en el puente Petrovski, que fue reconocida como perteneciente al difunto, y en la nieve manchas de sangre y huellas de pisadas y neumáticos. Se dedujo que Rasputín había sido asesinado en el puente y arrojado al Neva. Los buzos hallaron el cadáver a 200 metros del puente, bajo una gruesa capa de hielo. El cuerpo fue trasladado a la academia de medicina militar. Allí fue examinado por una junta de Médicos Forenses. el jefe del equipo era el profesor Kosorotov. El examen externo del cadáver fue minucioso, pero la autopsia resultó incompleta, fue suspendida por orden de la emperatriz que se presentó personalmente en la morgue.
De las diversas fuentes bibliográficas consultadas surgen los siguientes datos concretos que ilustran acerca del cuadro lesivo comprobado en el cuerpo de Rasputín.

1. “Tenía el cráneo hundido, la cara magullada y el pelo con pegotes de sangre. Le habían saltado un ojo, que colgaba sobre la mejilla sujeto por un jirón de carne.” (Rasputín, Mon “Pere” – María Rasputín – Albín Miche/Paris 1966). Vale decir, fracturas múltiples de cráneo y del macizo óseo facial.
2. Equimosis múltiples en tórax y abdomen y el aparato genital destrozado a golpes.
3. Hay discrepancias con respecto al número de heridas de bala. El príncipe Yussopov, que lo asesinó dice: “Dos heridas producidas por arma de fuego, una en la región del corazón y otra en el cuello. Ambas fueron declaradas mortales por los médicos.” (?). Henri Troyat, biógrafo de prestigio internacional, en su libro “Rasputín, Rusia entre Dios y el Diablo” (Ediciones B.S.A. 2004, Bailén 84, 08009, Barcelona), describe: “Una bala había penetrado por el tórax y había atravesado el estomago y el hígado; otra, disparada desde atrás, había perforado el riñón; y la tercera, con entrada en la sien, estaba alojada en el cerebro.”
4. Abierto el estomago, hallaron una papilla espesa de color negruzco. Olor a alcohol, pero no el aroma de “almendras amargas”, que es característico del cianuro, por otra parte, la intervención de la emperatriz, impidió el examen químico-toxicológico visceral. La junta médica opino que “había agua en los pulmones” y que ello indicaba muerte por sumersión (?). La Zarina ordenó que el velatorio se celebrara en una mansión que poseía Anna Virubova y ordenó que se erigiera a la mayor brevedad, un monumento que recordara su memoria.


Comentario médicolegal:

Para seguir un orden expositivo, abordaré por separado los puntos oscuros que presenta el asesinato de Rasputín y que analizaré en la siguiente forma:
1. El veneno.
2. Las armas utilizadas.
3. La causa de muerte.


1. El Veneno:
El cianuro, el acido cianhídrico y sus derivados son los tóxicos de mas rápida acción y de gran mortalidad. Fué utilizado en suicidios y homicidios desde tiempos inmemoriales. Las más conocidas son las sales de sodio y potasio, supuestamente, las utilizadas por el Dr. Lazovert para envenenar a Rasputín. El acido cianhídrico o prúsico (H.C.N.) es líquido y con un fuerte aroma a “almendras amargas”, justamente la ingestión de sus sales al llegar al estómago por acción del acido clorhídrico, lo liberan y es rápidamente absorbido. La dosis mortal es de 50 mg. de acuerdo a su forma química, puede penetrar al organismo por vía inhalatoria (forma gaseosa), la cual es capaz de actuar en segundos y matar en minutos, de allí su uso en las cámaras de gas. El reo hace 3 inspiraciones y se produce la inconsciencia, las convulsiones y la muerte. Los jerarcas del nazismo (Göering, Goebbels, Himmler, Hitler y muchos otros) lo utilizaron para suicidarse, es rápido y mortal. Mata por mecanismo de asfixia de los tejidos; inhibe la respiración de las celular, al bloquear la citocromo-oxidasa, que es su fermento respiratorio. La muerte se produce prácticamente en el acto. Con dosis menores a 50 mg aparecen los siguientes síntomas: Pulso acelerado, opresión precordial (en las películas, la víctima se lleva la mano a la garganta-?-), sed de aire, pérdida del conocimiento, convulsiones y muerte por depresión respiratoria en un lapso de 10 a 20 minutos. Se supone que al ingerir las masa y el vino, de acuerdo al relato de su asesino, no presentó ninguno de los síntomas mencionados. Por otra parte, la junta forense que practicó la autopsia, no percibió el olor característico a “almendras amargas”. Lazovert no fue solamente un incompetente asesino, pecó también de impericia medica, al declarar muerto a Rasputín después del primer disparo que le hiciera Yussopov. Yo pienso que el cianuro nunca existió, Lazovert le jugó a sus compinches una mala pasada.


2. Las armas utilizadas:
El revólver utilizado para el crimen fue un Nagant (apellido del ingeniero belga que lo diseñó). La primera remesa de revólveres hechos para el ejército ruso fue fabricada en Lieja en 1895. Después de eso, la producción pasó a manos de fábricas rusas entre los años 1896 y 1933. Se fabricó en dos versiones, una de acción simple para tropa y una de acción doble para oficiales. El motivo por el cual hubo estas dos modalidades ya que técnicamente el arma es la misma y solo difieren en una pequeña pieza que facilita que el arma pueda ser disparada en doble acción. Tengamos en cuenta que nos encontramos en la Rusia Zarista del final del siglo XIX, en la que está extraordinariamente marcada la diferencia entre la nobleza y el pueblo, si se trataba de dar algunas unidades de tropa con arma corta, esta no podía ser igual que las que llevaban los oficiales y la solución discriminatoria fue, que la tropa llevara un arma de acción simple y la oficialidad de doble acción, con la que la velocidad de disparo era mayor. Lo hicieron tristemente célebre los comisarios soviéticos, con su tiro de Nagant en la nuca a detenidos y prisioneros. Este revolver tiene un sistema de cierre especial por presión de gases. Cuando el martillo está montado, el tambor se adelanta hasta pegarse a la parte posterior del cañón. Este procedimiento funciona como un perfecto cierre, haciendo que el espacio entre el tambor y el cañón, quede perfectamente sellado. Lo que evita el escape de gases entre ambos, impidiendo la fuga de estos hacia atrás. La intención era aprovechar toda la energía balística del proyectil. El revólver Nagant de siete disparos tiene un calibre de 7.62 mm. La longitud total del arma es de 235 mm; La del cañón de 144 mm y su peso es de 770 grs. los datos balísticos del cartucho eran comparables al 38 Smith-Wesson Estadounidense. Las ventajas del arma para su época, eran su pequeño tamaño, fácil de transportar y muy segura en su funcionamiento. el “Grip” (empuñadura), muy cómodo gracias a la forma de culata y al cuadrillado de sus cachas, de madera de nogal y forma semi-envolvente de éstas.
El arma de impacto utilizada por Yussopov para rematar a Rasputín, fue una porra de goma, pero con “alma de mortal”, que pesaba 2 kg. Roma, sin filos, su peso potenciado por la fuerza del agresor, capaz de aplastar partes blandas y fracturar huesos. Ahora bien, los estudios experimentales, dejando caer cabezas de cadáveres, a distancias conocidas, comprobó que y una fractura lineal puede producirse cayendo a una distancia de un pie (una libra = 435,59 gris – 1 pie = 30,479 cm). con la víctima inmóvil en decúbito dorsal y el cráneo apoyando en tierra, los golpes aplicados por Yussopov superaron ampliamente los impactos mínimos experimentales para fracturar cráneos.


3. Yo descarto el envenenamiento, según el relato de Yussopov había suficiente cianuro como para matar a varios hombres. Rasputín no padeció sintomatología alguna. Ello asombró y alarmó a los asesinos, en especial al Dr. Lazovert, que proveyó el veneno y manipuló las masas y el vino. Por otra parte, los peritos no percibieron olor alguno a “almendras amargas”, al examinar el contenido del estómago.Al recibir el primer disparo, Rasputín se hallaba frente a su asesino y a corta distancia, dice Yussopov: “La bala había atravesado la región del corazón”, es necesario aclarar que un tiro en la región precordial, no necesariamente acierta en el corazón. Las costillas suelen desviar los proyectiles. el ya citado Henry Troyat relata que uno de los disparos había penetrado por el tórax y atravesado el estómago y el hígado. Este fue el balazo disparado por Yussopov. Después de un intervalo de muerte aparente, Rasputín reacciona, lucha con su agresor e intenta la huida. La posibilidad de sobrevida y sobre todo la posibilidad de actos, incluyendo heridas en órganos nobles, son hechos de realidad comprobada. Sucede a veces que la victima muy gravemente herida, no queda inmovilizada enseguida y puede efectuar ciertos actos o violencias contra el heridor. L:a literatura médico legal abunda en ejemplos y yo mismo he visto casos con intervalos aparentemente libres de síntomas en que la víctima se defiende o ataca a pesar de sus graves heridas. Hay discrepancias con respecto al número de disparos que efectuara Purischkevich, persiguiendo a Rasputín en su huida, Yussopov dice: “Se oyeron dos disparos” – “sonó un tercer disparo y un cuarto”. Deducimos que Purischkevich marro un disparo. Según Troyat el segundo disparo entró por la espalda y atravesó un riñón, el tercer disparo penetró en el cráneo. pudo ocurrir que este disparo, y ello depende de la angulación del proyectil al entrara en el cráneo, lo haya atravesado de arriba a abajo y penetrado secundariamente en el cuello. Ello explicaría la diversidad de opiniones acerca de si el tiro impacto en la cabeza o en el cuello. Rasputín gravemente herido a balazos, aun vivía al recibir los golpes que Yussopov le aplico en el cráneo. Ello se deduce de lo expresado por su hija> “Tenía la cara magullada”. Las magulladuras son equimosis, su presencia es signo indiscutible de lesión vital o sea, producida mientras la víctima se hallaba aun con vida. Las lesiones cráneo encefálicas que produjo la porra de 2 kg que esgrimía Yussopov lo remataron. Los peritos hallaron “agua en los pulmones” y diagnosticaron muerte por sumersión. Ello no es así, el agua puede penetrar pasivamente en el árbol respiratorio cuando la correntada es fuerte como lo era en el rio Neva, y por debajo de la capa de hielo que lo recubre. El cadáver fue hallado varado en las rocas, a 200 mts del puente Petrovsky. Por otra parte, en el supuesto de haberlo arrojado aun con vida, hubiera muerto rápidamente. Ello no requiere mayor comentario. Concluyendo, Pienso que Rasputín no ingirió cianuro, estaba gravemente herido a balazos y fue rematado a golpes por el príncipe Félix Yussopov. El diagnostico de “muerte por sumersión” fue una forma elegante utilizada por los peritos para evitarse problemas dado la jerarquía político social de los asesinos.


Epílogo

Félix Yussopov huyó de Rusia en 1919, se refugió en Francia y allí murió en 1967. Su esposa, la princesa Irina murió poco después. El duque Dimitri, por orden del Zar fue enviado a Persia a ordenes del Gral. Baratov, Jefe militar de ese lugar. Purishkevich y Sujotin desaparecieron. El Dr. Lazovert vivió aquí, en Buenos Aires, Argentina, durante algún tiempo. Residió en la Avenida Callao entre Alvear y Posadas. La familia real fue asesinada a balazos y bayonetazos el 16 de julio de 1918. Por orden de Kerenski, el cadáver de Rasputín fue cremado y aventadas sus cenizas.

La Marihuana, Aspectos medico legales.

mayo 13, 2014

Nos informa el matutino “Clarín” del día viernes 2 de mayo del 2014 en la página 28: “Estados Unidos: El consumo de drogas en el país (Argentina) creció dramáticamente”. “Entre 2001 y 2011 el consumo de marihuana entre alumnos del secundario aumento 200 %, el de cocaína 170 % y el de éxtasis 1000 %, según cifras oficiales de SEDRONAR”. Agrega en la página 34: “Uruguay, la producción de marihuana seria el doble del 2013″, “Esto sucede pese a que aun no ha sido reglamentada la ley que autoriza el cultivo para consumo personal” Etc. El mismo matutino nos informa en su edición del día sábado 3 de Mayo (Pago. 49): Que “Uruguay reglamento la ley que autoriza la marihuana”

El vicio, en el sentido restringido que le imponen las condiciones de nuestro tema, se halla definido con la acepcion que reza “Habito de obrar mal”. Cabe conceptuar que en lo relativo a nuestro tema los vicios son los modos de conducta adquiridos que se consideran como amorales o nocivos y que se caracterizan por tendencias antisociales; el consumo de marihuana constituye siempre un abuso y un vicio en el sentido más estricto de la palabra, en lo que se refiere a esta droga no existe para justificar su empleo, indicación medica alguna. Los adeptos a la droga que tratamos se calculan, en todo el mundo en unos 300 millones. Aparte otras razones (como las de su efecto, que consideraremos detalladamente), concurren dos causas principales para difusión tan vasta: Es la única droga de su clase que puede consumirse sin procedimientos químicos precedentes, y su módico precio la coloca al alcance de las personas más humildes. La primera referencia sobre el uso de la marihuana en la nueva España, se remonta a los tiempos de la conquista, según informa Don Francisco Ferrar del Castillo. Es probable que la palabra “Marihuana” venga de la palabra “Malihua”; y esta a su vez de “Mallin” que quiere decir prisionero, y “hua” que expresa signo de propiedad. La terminación “ana” equivale a agarrar o asir. Los indios denominando “Malihuan” quisieron expresar que la planta se apodera del individuo, lo vuelve toxicómano, como diríamos hoy. Los españoles convirtieron la palabra en marihuana.

Los efectos generales que la marihuana ejerce son muy conocidos, de  modo que nos ceñiremos a recordar en rigurosa síntesis que los fenómenos psíquicos que suelen aparecer en primer término, son más acentuados y mas importantes que los corporales. Se destaca un estado eufórico con hiperexaltacion, incoordinación motriz y sensibilidad general exaltada, automatismo de las funciones cerebrales, inestabilidad mental con trastornos psicosensoriales, que llegan hasta la aparición de ansiedad, un sinnúmero de ilusiones, alucinaciones y estados delirantes subagudos según la personalidad individual. Esta cuestión es importante: lo percibido por personas de elevada cultura, o de elevado espíritu filosófico o artístico, como los Baudelaire o los Gautier, no pueden aplicarse -por razones obvias-  a los usuarios de marihuana de “clase baja”, integrantes de la gran mayoría de la clientela que goza del “cielo del pobre”. Hay perdida general de las acciones de tiempo y espacio de manera tal, que los minutos parecen horas y los centímetros metros. Tal vez, lo más importante que produce esta droga es la debilitación de la voluntad con notable aumento de la sugestibilidad. El usuario de marihuana revela sus tendencias subconscientes y sus verdaderos instintos en forma similar a la atribuida al vino cuando se declara “In vino, veritas”. Se recuerda aquel dicho español que dice: “Si quieres conocer los secretos tu enemigo, hártale de vino”.

El cuadro que se observa cuando un delito acontece en una “fumata”, es el de hombres en plena embriaguez con euforia delirante, con todos los estados intermedios, carreras, persecuciones, gritos y estruendos, furia y agresividad. Otros en cambio, en estado de postración o que duermen profundamente. Se observa una escisión absoluta entre el juicio y el dominio de los actos. Bajo el efecto de la marihuana el sujeto no solo juzga a los demás, sino que también se enjuicia a si mismo bastante bien; no obstante, se siente constreñido a actuar como si no poseyera autocritica alguna. Los usuarios de marihuana se tornan por regla general animados, locuaces, se muestran afables, se entregan a expansiones fraternales, son propensos a la confidencia (que después no pueden recordar) y están dispuestos a cometer “cualquier cosa”; en resumen, se encuentra en un estado de agradable excitación acompañado de un sentimiento de vigor físico creciente que sin embargo no corresponde a la realidad. de allí la costumbre de “la previa”, fumar marihuana antes de concurrir al boliche o a la cancha de futbol, porque la alegría que les proporciona es entonces incomparablemente mayor y ruidosa, lo que los deleita. Otros se sirven de los resultados excitantes de la droga para cometer actos criminales. El cabecilla mexicano Pancho Villa, obligaba a fumar marihuana a sus aguerridas fuerzas revolucionarias, con objeto de que ante el enemigo combatieran sin temor a la muerte; mientras que en otras épocas, precisamente por el efecto peligroso, prohibió con todo rigor su uso, ese mismo Pancho Villa que difundió en todo México la conocida canción de la cucaracha que, por falta de marihuana, “ya no puede caminar” los jefes de bandas acuden a ellas para eliminar la indecisión de los “novicios” en la practica criminal. En su fase aguda, el canabismo provoca un polimorfismo sintomático -dependiente de la formula psíquica individual- que justamente constituye uno de los mayores peligros de la marihuana, porque no se puede prever qué efecto producir en cada individuo.

El famoso criminalista cubano Israel Castellanos expresaba: “El uso de la marihuana hace del violento a un agresivo y un peligroso en potencia” y agrega que la droga acrecienta los impulsos. innatos, pero no los atenúa ni los adormece”

La combinación de drogas y alcohol es un coctel explosivo.

termina el efecto de la marihuana con el estado de languidez, laxitud, amodorramiento y sueño profundo. En otros sujetos produce un “automatismo ambulante” durante el cual camina horas y horas hasta caer extenuado. También ocurre que el sujeto despierta con una “sensación de hambre canina” y consume cantidades inusitadas de comida.

Una observación general, quizá no tan curiosa como pareciera a primera vista, aunque muy explicable proviene de que los actos violentos, dramáticos, se cometen en general, por fumadores solitarios, mientras que lo que gozan de la hierba en común suelen permanecer en su “club”, entre sus compañeros de vicio, hasta que se ha esfumado el efecto. si bien el canabismo no conduce a una toxicomanía en el sentido clásico del morfinismo, la sujeción a la droga es bastante grave; disminuye considerablemente el valor social del individuo y lo arrastra a una manifiesta decadencia física y mental. La tendencia a una conducta asocial, de moral relajada, de despreocupación, con aversión al trabajo, o la inclinación al desarrollo psicótico de tipo delirante o ezquizofrenoide.

Casi siempre quedan defectos en el carácter que los tornan inútiles para una vida social y económica ordenada.

El citado matutino “Clarín” de fecha 3/5/2014 informa que en Uruguay, se venderá legalmente marihuana en las farmacias. Ahora bien, quien va a “recetar” la droga? al médico -parece absurdo decirlo- le está prohibido por el juramento Hipocrático- quien firmara “el permiso”? Quien se hará responsable de las consecuencias?

Según mi leal saber y entender, no existe razón, ninguna excusa ni indicación alguna para su uso.

Por otra parte, es licito experimentar con la salud de las personas?

El prestigioso médico Español y eximio escritor Félix Martí Ibáñez acuña la frase “Llevan escrita en su piel, la historia de sus vidas”.


<img class="aligncenter size-large wp-image-Imagíner

Leer más…

Maltrato y Homicidio de Niños

enero 9, 2014

Ha publicado el matutino “Clarín” (9/1/2014, Pags. 40 y 41) El homicidio a golpes de dos niñas, una en el Gran Buenos Aires, y la otra en la Capital Mendocina.

http://www.clarin.com/policiales/tragedia-Priscila-asesinada-golpes-casa_0_1063093757.html

http://www.clarin.com/policiales/Conmocion-Mendoza-crimen-detuvieron-padrastro_0_1062494062.html

El niño es a menudo, un blanco vulnerable por parte de los padres, lo que a veces deriva en homicidio.

Por ello, agrego el capítulo de mi libro “Tanatología, investigación de homicidios” donde paso revista de las formas clínicas de este aberrante delito.

Maltrato y homicidio de niños.

Introducción:

“Caminando por nuestra calle ¡Cuantas veces he deseado transformarme en una maquina aporreante para vengar a los niños que he visto ser atacados, golpeados o  flagelados por sus padres, enloquecidos de ira! Se los puede ver en su acometida, con su mirada encendida, gritando a menudo contra un bebé que apenas ha dejado el pecho. Y, he ahí al pequeño lisiado y aturdido por los golpes, sin que nuestras cortes tomen cuenta de ello, como si estas víctimas mutiladas y discapacitadas no fueran miembros de nuestra comunidad. Nadie dudaría de enviar a las galeras a un juez que hubiera enviado condenado sin razón a un criminal.

¿Por qué entonces, se permite que padres y maestros azoten y castiguen en forma desmedida a sus niños? Esto no es corrección sino venganza. El castigo es una medicina para el joven, pero ¿Toleraríamos a un médico que se enfureciera con su paciente?

Miguel de Montaigne

“Essais” (Ensayos)

Burdeos-1566

Las palabras de Miguel de Montaigne, escritor, filósofo y consejero de los tribunales de justicia franceses, tienen plena vigencia actual, vivimos (y convivimos) en un mundo erizado por toda clase de violencias, situación a la que no escapan los niños. Su maltrato, a veces deriva en homicidio; ha llegado a ser un problema que se incrementa en forma alarmante y aún careciendo de estadísticas precisas sobre la magnitud del  delito, se infiere que su presencia es cada vez más evidente. Es totalmente inusual abordar un tema  a desarrollar citando en primer lugar  la casuística, pero ello es necesario para resaltar la importancia de  las palabras de  Montaigne. Examinamos a un niño de 3 años de edad con el fémur derecho fracturado, según su padrastro se había caído de la “sillita”. La silla secuestrada se sustentaba con 4 patas de 17 cm. de altura. La teoría  del accidente era inaceptable como verosímil. La investigación comprobó que la lesión había sido producida por un puntapié aplicado directamente al muslo de la criatura. El examen general detectó 25 cicatrices traumáticas, variables en forma y dimensiones localizadas en el tronco y  miembros,  desnutrición, ruptura del frenillo lingual, sarna y pediculosis. Transcurrido  un año reexaminamos al niño, esta vez, sobre la mesa de Morgagni; había sido sofocado con una almohada por el padrastro. La madre siempre permaneció en actitud pasiva y en silencio. En otra oportunidad practicamos la autopsia de una niña de 8 años de edad, muerta a golpes de martillo en el cráneo. La inspección comprobó 202 cicatrices traumáticas, prácticamente en todas las regiones corporales, desnutrición, callos fracturarios costales y cicatrices redondeadas de quemaduras, en dorso de la mano izquierda. Durante el juicio oral y público, los testigos de la vecindad declararon que la niña era sujeta con cadenas a un poste del gallinero, cuando los padres se ausentaban los vecinos la alimentaban arrojando víveres por encima de la pared medianera. En este caso el padre se comportaba como sujeto pasivo y silencioso.

Delimitación del tema:

Entendemos por “síndrome del niño maltratado”, “child abuse”, “Battered baby”, o “non accidental injury in childhood”, todo acto por acción u omisión contra la integridad física o mental de un menor, intencional y no accidental, por parte de sus padres, representantes legales, o cualquier persona encargada de su cuidado o custodia.

Por lo general no existen dificultades para determinar la causa de la muerte, en niños muertos a golpes. El desafío para el médico forense es establecer en forma clara y precisa la manera de muerte, en el tema que nos ocupa y descartar plenamente lo accidental y lo patológica. Hay niños con evidencias físicas de maltrato crónico, que fallecen finalmente por un traumatismo agudo; por lo general, craneano, abdominal o  sacudidas violentas. Y niños que mueren por una sola golpiza, sin signos demostrables de  sevicias anteriores. El médico forense debe separar categóricamente uno y otro caso, porque la responsabilidad penal del autor será diferente en cada uno de ellos. También debe tomarse en cuenta, que muchos  niños no fallecen presentando  signos de traumatismos externos, como ocurre con los casos expuestos intencionalmente a la acción de la  intemperie o privados de agua o alimentos. La tarea del médico forense esta dirigida a probar la intencionalidad del acto, excluir el accidente, probar la cronicidad o excluirla y valorar la historia de los hechos que relata el acusado.

Solamente en las últimas décadas se han reconocido en toda su extensión la violencia infligida por los padres a sus hijos y se han tomado los recaudos médicos, sociales y  legales para prevenir estos delitos. Antes e 1946, el fenómeno era casi desconocido excepto por los casos de infanticidio, en ese año John Caffey, radiologo legal de Pittsburg, informó sus observaciones, sobre una asociación común entre hematoma subdural y fractura  de huesos largos en niños, sin explicación  clínica aparente. En 1953 Silverman describe fracturas óseas en niños maltratados. En 1955 Wooley observó que  muchos casos de fracturas de huesos largos en menores, eran dolosos y los autores sus parientes. Estos trabajos constituyeron los antecedentes de la ponencia de Kempe en 1962, en la cual se propuso el nombre de “síndrome del niño golpeado”, también llamado “síndrome de Caffey-Kempe”

El concepto fue ampliado por Fontana al indicar que estos niños podían ser agredidos también emocionalmente o por negligencia, de modo que  sustituyó el término golpeado, por el de maltratado.

La primera denuncia que se conoce de maltrato familiar de un niño, fue hecha en 1875 en la ciudad de Nueva York por la sociedad protectora de animales. Fue el de la pequeña Mary Ellen, cruelmente golpeada y encadenada por sus padres adoptivos. Ante  esta situación sus vecinos decidieron llevarla  a los  tribunales, pero tuvo que ser representada por la sociedad protectora de animales, al no existir instancia legal alguna que la defendiera, a raíz de este caso surge en Nueva York, la primera” sociedad para la prevención  de la crueldad en los niños”, posteriormente se crearon sociedades semejantes en otros países. En el año 1924 se llevó a cabo la declaración de los derechos del niño, llamada declaración de  Ginebra, reconoció que  “la humanidad debe dar  al niño lo mejor de si misma”

En 1959 las Naciones unidas proclamaron la declaración de los derechos del niño, concretada en un decálogo de diez principios de gran contenido moral. Sin embargo, la situación de la niñez en el mundo, sigue mostrando estadísticas aberrantes.

En 1999 UNICEF informó que en la región de América latina y el caribe, no menos de 6 millones de niños, niñas, y adolescentes, son objetos  de agresiones severas y 80.000 mueren  cada año por causa de la violencia familiar.

Para cada caso de malos tratos existen otros 10 sin detectar. El niño pequeño es un testigo mudo y el niño  mayor no habla por miedo de castigo, todo permanece en el “secreto de familia”. En más del 90 % de los casos el varón es el agresor, no hay un perfil psicológico característico, puede ser rico o pobre, educado o no, joven o viejo, ocupado o desocupado, es simplemente la crueldad descargada contra un ser indefenso. La actitud pasiva del cónyuge, es la mayor parte de las veces incomprensible. El punto gatillo que desencadena los golpes fatales suele ser el llanto, la  micción, la defecación, o la negativa del niño a comer.

Circunstancias del hecho

Son siempre las mismas:

  1. El niño llega muerto o fallece en el hospital.
  2. Hay evidencia de traumatismos externos.
  3. EL relato de las circunstancias es dudoso.

La sospecha de delito surge del interrogatorio de los padres, o de los encargados de su custodia, los detalles son los siguientes:

  1. EL relato suele ser increíble o contradictorio, o los padres dan versiones distintas de lo ocurrido. A veces el niño fue transportado por otra persona que no es el padre.
  2. EL padre culpa al niño de haberse herido, o acusa a otro niño o a su hermanito.
  3. El padre no parece afectado por la muerte del niño.
  4. EL padre se enoja al ser interrogado.
  5. Se refiere al hijo como un “demonio”.
  6. El padre cambia la versión de lo ocurrido, o esta resulta estereotipada e inmodificable.
  7. EL padre esta demasiado a la defensiva o ansioso dentro de la entrevista.
  8. El padre no tiene ninguna explicación de las lesiones o de la muerte del niño; insiste en que “no hay testigos”.
  9. Los padres acusan al personal médico de mala praxis.

Cuadro lesivo

Los autores de estos tipos de homicidios no utilizan armas convencionales, atacan manualmente, golpeando, sacudiendo o derribando al niño a empujones; no son infrecuentes las quemaduras y las sofocaciones. La muerte es producida casi siempre por traumatismos cráneo-cefálicos o estallido de órganos abdominales. En el examen externo salta a la vista lo expresado por Johnson Cameron y Camps: “La piel y los huesos cuentan la historia que el niño no puede contar”.

  1. Lesiones cutáneo-mucosas.
  2. Equimosis:

a)      Suelen ser de distinta edad, o sea producidas en episodios diferentes, la guía es la coloración que marca el tiempo evolutivo.

b)      Localización en partes anatómicas no prominentes o cubiertas por los vestidos, o no expuestos a los traumas no accidentales, como la cara interna de las nalgas o los muslos.

c)      El cráneo y la cara, que representa la personalidad del niño, son los blancos más elegidos. Allí pueden observarse:

  • Alopecia traumática, arrancamiento del cabello a tirones, rodeado de zonas de pelo sano, casi siempre observable en la región occipital u occipitoparietal.
  • Equimosis en cuero cabelludo (coscorrones).
  • “Nariz de boxeador” (rotura del tabique). Y “ojos de mapache” por golpes  en el caballete nasal.
  • “Orejas de boxeador”, por golpes con la mano en el pabellón auricular.

Reece en 1990 describió el síndrome que lleva su nombre, es el bofetón en  la cara, que produce rotación / aceleración de la cabeza y sus consecuencias: equimosis de la oreja, edema cerebral homolateral y hemorragia de  retina.

d)     Desgarro del frenillo, por introducción forzada en la boca de un elemento romo, como una cuchara. Fractura de dientes por la misma causa.

f)       En los miembros, torso y nalgas, pueden observarse equimosis figuradas que orientan acerca del instrumento utilizado en la flagelación, como correas, sogas, perchas, etc. En tórax, abdomen y cara exterior de los brazos son características las equimosis digitales que Bernard  Knight denomina “sixpenny bruises”,  (ver imágenes 118 y 119) aludiendo a la forma y el tamaño de la moneda inglesa. Son producidas por la presión de los dedos, al sujetar o sacudir al infante. También se observa en el tobillo de niños pequeños (elevado y sacudido con la cabeza hacia abajo), o en el antebrazo de los más grandes, cuando se lo eleva y sacude a tirones.

Conviene certificar histológicamente el origen traumático de  la equimosis para descartar existencia de hemopatías o  refutar la frecuente observación de los padres “que el niño hacía equimosis con facilidad”.

  1. Excoriaciones:

Los hallazgos usuales son los siguientes:

a)      huellas de ataduras en muñecas y tobillo.

b)      Mordeduras. Son una forma común de abuso de menores. Tienen las características de la variedad ofensiva, no llegan a seccionar el tegumento, dejan por lo general improntas contusas.

c)      Genitales: ligadura del pene como castigo de la enuresis.

  1. Herida contusa: Se observa en la etapa final, vinculada al homicidio del niño.
  2. Quemaduras: Signos de sospecha de maltrato:

a)      Demoras sin explicación en acudir al auxilio médico.

b)      Quemaduras con aspecto anterior al momento alegado del incidente.

c)      Ambivalencia con respecto a la búsqueda de auxilio médico.

d)     Distintos estadios evolutivos (recientes y antiguas).

e)      Quemadura aislada, ubicada en sitio inaccesible.

f)       Quemaduras incompatibles con la edad del niño.

Tipos de quemaduras:

En los casos de maltrato infantil se observan frecuentemente 2 tipos de quemaduras:

A. por calor  seco, debido al contacto con colillas de cigarrillos o sólidos quemantes

B. Escaldaduras:

  •  la escaldadura, cuando el agente productor es un líquido caliente o en ebullición. Las quemaduras más frecuentes se producen con agua caliente de la canilla, el maltrato se desencadena mayormente cuando se esta enseñando al niño a defecar en el baño y la criatura derrama o ensucia el lugar, el castigo por la infracción es la escaldadura.

43-niño

Escaldaduras: Localización topográfica habitual

 

Formas clínicas:

  • Quemaduras en “guante” o “calcetín”; las produce la introducción de la mano o el pie en agua caliente, se caracterizan por el límite neto y la ausencia de quemadura por salpicadura.
  • Quemaduras en forma de “rosca”, se produce cuando se obliga al niño a sentarse en un recipiente con agua caliente. Indica que alguien sujetaba al niño impidiéndole escapar.
  • Quemaduras por inmersión; es la más frecuente, se sumerge a los niños por las nalgas, el niño reacciona flexionando los muslos contra su abdomen. La forma en que el niño estaba dentro del recipiente, la “línea de inmersión” indicará que partes del cuerpo del niño estaban sumergidas y cuales no. Cuando el niño flexiona los muslos contra el abdomen la piel del abdomen forma pliegues, que escapan a la acción del calor, ello forma una zona con estrías quemadas y zonas intercaladas sanas, es la quemadura en “cebra”;  las regiones poplíteas, protegidas por las rodillas flexionadas, no están afectadas, dato también corroborativo del maltrato.

120+

119

  • Cuando un niño tira por accidente de un recipiente con líquido caliente, ubicado sobre una hornalla, se quemará habitualmente la cabeza, cara, cuello, parte superior del pecho y brazos. La ausencia de quemaduras bajo el mentón, o en las axilas podría indicar que el
    líquido fue arrojado intencionalmente. El flujo gravitacional del “dibujo” de la quemadura y la posición del niño, pueden determinarse observándose los detalles de la quemadura.

A partir de los 52,7 ºC de temperatura del agua, la probabilidad de quemaduras, unida al tiempo de exposición  aumentan drásticamente el riesgo de la quemadura. (Ver esquema).

Temperatura del líquido

Tiempo de exposición

52.7   ºC—————————————————-1minuto

54,4 ºC   ———————————————-30 segundos

57,8 ºC———————————————-10   segundos

60,0 ºC———————————————-5  segundos

65,0 ºC ———————————————-2   segundos

70 ºC————————————————-1   segundo

EL nivel de confort del agua del baño oscila entre  37,8 ºC y 40 ºC. Algunos  calentadores de agua para baño alcanzan los 65 ºC. También debería determinarse la talla del niño y su capacidad para alcanzar el grifo, los niños muy pequeños no alcanzan  muy por encima de sus cabezas, ni tienden a pararse en puntas de pie para alcanzar algo, o poseen la fuerza y destreza necesaria para abrirlo. También es importante establecer la cantidad de vueltas necesarias que permiten accionar el grifo, el tiempo que demanda la salida del agua caliente y la temperatura que alcanza.

B. Quemaduras por contacto

Son producidas por planchas, hornillos, estufas, o utensilios calientes, etc. Presentan bordes nítidos y reproducen el agente productor.

El tipo más frecuente es el producido por colillas encendidas de cigarrillos, el patrón en caso de maltrato es el siguiente.

  1. La ubicación en el dorso de la mano, o en el escroto es significativo de castigo.
  2. Lo mismo ocurre con las lesiones  ubicadas en zonas normalmente cubiertas por los vestidos, indican intencionalidad.
  3. La existencia de más de una quemadura excluye el accidente, la ceniza caliente de cigarrillo se separa después del contacto con la piel, un nuevo intento para quemar al niño, requiere la tarea de reencender la colilla.
  4. La quemadura intencional con colillas encendidas produce una lesión  circular de aproximadamente 6,4 mm de diámetro, ampollar o crateriforme, de acuerdo a la duración del contacto; cicatrizan bajo costra. Las quemaduras accidentales por cigarrillo tienen forma irregular, son poco profundas y se observan en la cara.

5. Lesiones osteo-articulares

Las lesiones pueden ser manifiestas u ocultas. El estudio radiológico debe ser completo y minucioso, la cronología de las lesiones (recientes y antiguas) es dato clave para el diagnostico de maltrato, como lo consignara Silverman en el año 1953: Las fracturas son producidas por impacto directo, compresión sobre la caja toráxica (costillas), o por  tironeo y balanceo del niño con violencia, asiéndole  por la muñeca y el tobillo. Los hallazgos más siguientes son los siguientes:

  1. Fracturas costales, a menudo bilaterales y localizadas en el arco posterior, cercano a la columna vertebral.
  2. Fracturas de la epífisis y metáfisis (rotura de trabéculas óseas subyacentes al cartílago). Lesión    típica y hasta patognomónica para Cameron y Rae, causada por torsión, elongación o sacudida violenta.
  3. Calcificaciones periosticas, por la sangre acumulada bajo el periostio que calcifica rápidamente, visualizándose en las radiografías a los 14 días. Cuando la calcificación se extiende a manera de puente, entre la metáfisis y la epífisis, la imagen es llamada en “asa de balde”   por Bernard Knigth.
  4. “Nariz  de boxeador” Fractura de hueso y cartílago nasal.

6. Lesiones craneoencefálicas:

Las lesiones cráneo-encefálicas son responsables de las muertes infantiles, es en la mayor parte de los casos de maltrato. Las lesiones más frecuentemente observadas son las siguientes:

a)      Hematoma subdural:

Es la lesión más frecuente. La diferenciación con caídas o “accidentes” es imposible. Causado por el desgarro de las venas puente, que atraviesan el espacio subaracnoideo y subdural, drenando la sangre de las venas corticales en los senos venosos. Se producen por trauma directo o indirecto y asociados  a fracturas en el 50 % de los casos. Predominan en la región parieto occipital.

b)      Hemorragia subaracnoidea, edema cerebral, contusión cerebral.

Caídas infantiles y lesiones craneocefálicas:

El autor del  maltrato alega siempre, que la lesión del infante, fue producida por una caída accidental. La altura de la caída necesaria para producir lesiones, o la muerte ha sido siempre motivo de discusión, por parte de los médicos forenses que se ocupan del tema.

Una guía práctica es la siguiente:

a)      “Those who don`t cruise, rarely bruise”, o sea, “aquellos que no caminan, rara vez se lastiman” (“Hematomas en lactantes y niños-Dep. pediátrica-Fac. Med.-Univ. Washintong- Arch. Pedíatra. –Adolesc. Med. 1999-153-399). Para diferenciar las lesiones accidentales de las intencionales, relacionaremos la presencia de hematomas con la edad del paciente. Los autores consideran la edad de 9 meses como una guía razonable para juzgar a un hematoma como meramente accidental. Afirmar que los hematomas en menores de 6 meses son extremadamente infrecuentes, y particularmente poco común en menores de 9 meses. Los lactantes entre los 6 y 9 meses, pueden desarrollar hematomas a medida que comienzan a desplazarse y lo habitual es hallarlos en determinadas zonas anatómicas, como la región tibial anterior, rodilla, muslo y frente. Son comunes en niños que se desplazan y caminan.

b)      EL niño no rebota, la multiplicidad de lesiones sugiere maltrato.

c)      Según Vincent Di Maio el 95 % de las lesiones intracraneales en infantes es producida por maltrato y no por caída accidental.

d)     Helfer R.- Slovist y Black M. (“Innjuries resulting when small children fall out of bed”- Pediatris 1980-73-339), estudiaron caídas de niños de cunas, camas, y camillas hospitalarias; la altura de caída fue de aproximadamente 90 cm, el total de casos fueron 85. en 57 casos no hubo lesiones aparentes, en 20 niños se registraron contusiones leves, en 17 casos se comprobaron heridas contusas de pequeño tamaño, excoriaciones y hemorragia nasal. En un solo caso se comprobó fractura de cráneo.

  1. Shaken baby  syndrome”: (Caffey 1974)

O síndrome del bebé sacudido. Estos niños  son tomados con ambas manos por el tórax y sacudidos violentamente en  sentido anteroposterior para acallar el llanto. La cabeza del lactante se desplaza bruscamente de adelanta hacia atrás, la inmadurez de los músculos del cuello, no pueden soportar el peso de la cabeza. El efecto es de “latigazo”, ello provoca el desplazamiento de la masa encefálica,  y su consecuencia, el desgarro vascular. Sobrevienen entonces, la hemorragia subdural, la hemorragia retiniana y sus complicaciones neurológicas. Algunas veces pueden ocurrir por ignorancia de los padres.

  1. Lesiones en el tórax y abdomen:

Las lesiones de los órganos contenidos en la cavidad torácica y abdominal, producen frecuentemente la muerte del niño.

a)      Lesiones pulmonares: contusión pulmonar, hemotórax y neumotórax.

b)      Lesiones de órganos abdominales: Hematoma duodenal  intramural, pancreatitis hemorrágica, ruptura gástrica, duodenal, o yeyunal. Hematoma retroperitoneal, desgarro hepático.

  1. Muerte por abandono o negligencia:

No se trata simplemente de un aparente descuido, salta a la vista el rechazo, falta de afecto o la intención de deshacerse del niño. Variedades:

a)      En la negación intencional de alimentos. El niño muere de hambre (“starvation”) o por  enfermedad intercurrente. La autopsia demuestra:

a.1) Pérdida extrema de peso corporal.

122

a.2) Ausencia de grasa subcutánea y visceral.

a.3) Estomago vacío.

a.4) Disminución de tamaño de los órganos.

a.5) Edemas.

a.6) Atrofia muscular.

a.7) Piel pálida.

a.8) Aspecto general de “viejo”.

b)      Otras formas:

b.1) Exponerlo a la inclemencia del tiempo. (Frío-calor).

b.2) No administrar sus medicamentos (asma, epilepsia, etc.).

b.3) Retardo intencional de la atención médica.

b.4) No reaccionar ante peligros que amenazan la vida del niño.

  1. Síndrome de Munchaussen:

Descrito por Meadow en 1977. El padre o tutor crea enfermedades inexistentes en el pequeño, que resultan en exámenes traumáticos y hospitalizaciones innecesarias, que pueden llevar a la muerte (10-30%). El adulto inventa los síntomas o signos del niño, confundiendo al médico totalmente. La técnica empleada suele ser la siguiente:

a)      Proporcionarle substancias o medicamentos, (sodio, aspirina, sedantes, purgantes, etc.).

b)      Interrumpir o modificar la medicación correcta.

c)      Agregar sustancias a las muestras de laboratorio (agregar sangre, materia fecal o azúcar a la orina, etc).

Recaudos en la autopsia:

      El meollo de la cuestión para el médico forense es excluir con certeza lo morboso y lo accidental, probar el accionar doloso de terceros y certificar la cronicidad del cuadro lesivo.

  1. En el 85 % de los niños hay signos de injurias externas, generalmente en el cuello, cara y la cabeza; y la autopsia detecta fracturas en el 25 % de los casos.

117

118

  1. Es necesaria la intervención del radiólogo para describir y documentar la edad de las fracturas.
  2. Es importante consignar la talla, el peso y el estado de nutrición, detalles relativos a la higiene del niño, infecciones cutáneas, parasitosis (pediculosis, sarna), raquitismo, etc.
  3. Documentar y fotografiar toda evidencia de lesión externa. Fotografiar el frenillo lingual, genitales, ano.
  4. Consultar al odontólogo legal para verificar o excluir traumatismos de los dientes.
  5. EL abordaje del cadáver es similar al descrito para casos de muerte en custodia.
  6. Obtener muestras para examen microscópico de las lesiones cutáneas, y de los focos fracturarios.
  7. Obtener muestras para examen histológico de la médula ósea, ganglios, hígado y bazo (descartar enfermedad hemorrágica).
  8. Investigar ADN, algunos casos plantean dudas acerca de la paternidad del autor.
  9. Rasurar el cuero cabelludo para observar lesiones en el mismo. Las fracturas craneales son más frecuentes en la región  parietal y occipital. El edema  cerebral es común en los niños que sobreviven horas o días y también es posible observar necrosis.  La hemorragia subdural sin fractura ósea es el hallazgo más consistente en el síndrome del bebé sacudido. Diferenciar bien lesiones por golpe o contragolpe cuando los hubiera. Fotografiar el interior del cráneo, después de remover la duramadre.
  10. Extraer los glóbulos oculares y conservarlos en formol. El estudio histológico demuestra la hemorragia de retina.
  11. En el examen del cuello descartar la existencia de cuerpos extraños en las vías aéreas, comprobar la integridad del aparato osteocartilaginoso y  disecar la zona entre C1 y C4, sitio común de injurias cervicales.
  12. Las lesiones del los órganos contenidos en el tórax y abdomen debe ser minucioso.
  13. En el examen toxicológico puede detectarse: Alcohol, antihistamínicos, sedantes y psicotrópicos.

Síndrome de muerte súbita del lactante

(SIDS)

“Crib death”

  • Concepto y definición:

Es la muerte súbita e inesperada de un lactante o niño de primera infancia, en la que los estudios post-mortem no demuestran una adecuada causa de muerte (Beckwith-1969). El diagnóstico se hace por exclusión  y exige:

  1. Estudio minucioso de las circunstancias y del lugar del hecho.
  2. Estudio del historial médico familiar.
  3. Autopsia completa y minuciosa.

Si se determina una causa de muerte, el caso no puede ser rotulado de SIDS la frecuencia de presentación del síndrome es de 3 casos por cada 1000 nacimientos, el 75 % de las muertes se produce en infantes menores de 6 meses y raramente después de 1 año de edad, la causa del síndrome es desconocida. En la historia del SIDS surgió primeramente la teoría que responsabilizaba a los padres de asfixiar a sus hijos. Ello perduró hasta la década de los años cincuenta, a partir de esa época comenzaron las investigaciones fisiopatológicas y traumatológicas que establecían claramente las diferencias entre muerte violenta y muerte súbita.

  • Las circunstancias del hecho:

Son casi siempre las mismas: el niño es hallado en su cuna por la mañana, en decúbito lateral o ventral. Aparentemente la muerte se produjo súbitamente y durante el sueño, sin llanto previo ni alteración del aparato respiratorio perceptible por terceros. Casi todos registran antecedentes de congestión o catarro banal, en las vías aéreas superiores, días antes del fallecimiento. Por lo general son niños robustos, de aspecto saludable y bien higienizados. Otras veces, el niño es alimentado en las primeras horas de la mañana y es hallado muerto durante el día. Bernard Knigth refiere casos de niños en perfecto estado y hallados muertos a los 5 minutos; otros fallecieron hallándose en los brazos de médicos. La muerte es rápida y silenciosa.

  • EL lugar del hecho:

Por lo general, el lugar no se halla nunca en su estado original, los parientes o el personal médico intentan la reviviscencia, ello perturba el escenario y agrega artificios post-mortem al cadáver. El investigador debe tener en cuenta los siguientes detalles:

  1. Cunas defectuosas, hay en la literatura médico-legal casos de niños con el cuello atrapado entre dos barrotes, ahorcados accidentalmente con juguetes colgantes, colchones de agua incompletamente llenos, la cara del niño queda inmovilizada contra la depresión causada por el peso de la cabeza.
  2. Proceder al secuestro de:

a)      Ropas de cuna de la víctima. /sábanas, frazadas, etc.

b)      Objetos de la cuna (juguetes, biberones, etc.)

c)      Artículos inusuales o peligrosos cercanos al sitio del fallecimiento (bolsas plásticas, artefactos diversos.)

d)     Medicinas (Incluyendo las de los adultos).

e)      Fuente eléctrica o sospechosa de emisión de monóxido de carbono.

f)       Ventilación suficiente del lugar.

  1. Obtener los siguientes datos:

a)      Última persona que vio al niño con vida (fecha y hora).

b)      Lugar exacto del fallecimiento (cuna, casa de los padres, etc.)

c)      Posición en que fue hallado, si fue cambiado de posición (porque y por quien).

d)     Tipo de alimentación y hora de la última comida.

e)      Si se intentó alguna resucitación (método empleado).

f)       Última consulta al facultativo y estado de salud del niño antes del óbito.

  1. El niño puede ser hallado boca abajo, o cubierto por las ropas, ello no significa necesariamente muerte por sofocación, gran cantidad de niños duermen en esa forma, sin que se produzcan casos de SIDS. Es común hallar en boca y nariz espuma rosada, o con restos alimenticios, no debe considerarse como causa de la asfixia, como se verá más adelante. Las manchas hipostáticas en el rostro (niño hallado lateralizado o en decúbito ventral) no debe confundirse con sofocación, lo cierto es que no se hallan en el SIDS, signos externos de valor diagnóstico.
  • Datos aportados por la autopsia:

Como hemos expresado en el inicio del tema, el diagnóstico del SIDS, es un diagnóstico de exclusión de otras causas de fallecimiento. La autopsia es negativa. Es imposible distinguir, entre la asfixia accidental o deliberada, con objeto  blando y el SIDS. Los datos macro y microscópicos son iguales en ambos casos, de allí a veces la necesidad de agotar los datos, en la investigación de las circunstancias y en el examen del lugar del hecho. Los hallazgos internos son inespecíficos:

a)      Petequiado hemorrágico en pleuras, pericardio y timo atribuidas a inspiraciones forzadas causadas por espasmo laringeo, o colapso faringeo por hipotonía.

b)      Contenido gástrico (leche) en vías aéreas, a veces considerado fenómeno agónico o post-mortem por la mayoría de los tratadistas.

c)      Signos inflamatorios laringeos o traqueobronquiales, o infiltrados linfocitarios o peribronquiales en el examen microscópico. Hallazgos insuficientes para explicar la causa del deceso.

d)     Edema pulmonar de moderada intensidad.

e)      Traumatismos causados por maniobras de resucitación.

 

Estudios complementarios:

Para completar el examen necropsico se solicitan los siguientes estudios:

  1. Radiológico.
  2. Histopatológico de todos los órganos, con muestras de reserva para futuras investigaciones.
  3. Grupo sanguíneo y RH.
  4. Determinación de HIV.
  5. Investigación de ADN.
  6. Examen toxicológico (incluyendo alcohol etílico y metilico).
  7. Investigación cuantitativa y cualitativa de monóxido de carbono.
  8. Cultivos de fragmentos de pulmón e ileon.
  9. Hemocultivos.
  10. Hisopados (cultivos microbianos) de vías aéreas y oído medio.

Teorías que intentan explicar el SIDS:

Las publicaciones que intentan poner en clave la etiología del SIDS se cuentan por centenares, las teorías  incluyen: Deficiencias de calcio, selenio, vitaminas C, D y E, tiamina. Hipoglucemia, hipotiroidismo, intoxicación con monóxido o dióxido de carbono o por arsénico y antimonio contenido en colorantes de cama. Alergia a la leche de vaca, botulismo, hipotomía faringea, hemorragia espinal, deficiencia de surfactante, defectos del haz de his, estrechez del agujero raquídeo, hipertermia o hipotermia, defecto metabólico enzimático, hipogamaglobulinemia, etc. En 1980 se elaboró la teoría de la “apnea prolongada del sueño”, o sea, ese estado fisiológico, se prolonga y la respiración se detiene, no había respuesta normal a la hiperapnea y a la hipoxia. La teoría ganó adeptos y se llegaron a utilizar detectores electrónicos de apneas en prevención  del SIDS. El problema de la etiología del SIDS continúa sin resolverse.

Bibliografía:

  • Bussutil A Burchell. The SIDS phonomenon: an update. J. Clin. Pathol. 1992: 45 (supl): 1-2.
  • Caffey J.Multiple fractures in the long bones of infants suffering from chronic subdural hematoma. Am. J. Roengenol Radiat. Ther. 1946; 56:163-173.
  • Casado J. Como reconocer al niño maltratado. Detección y criterios de diagnóstico del maltrato físico y sexual. Congreso estatal sobre infancia maltratada. Barcelona: 1989.
  • Case M. Graham M. Handy T. Monteleone J. Jentzen J. Position paper on fatal abusive head injuries in infants and young children. The Am. J. Vol. 22 No. 2 Jun 2001.
  • Corradini L. Niños encadenados. México, El correo de la UNESCO, 38-39, jun 2001.
  • Di Lella y Di Lella P (h). La ley de protección contra la violencia familiar de la provincia de Bs. As. Jurisp. Arg. Nº 6244, 2-13, 2/5/2001.
  • Duhaime A. Christian C. Rorke L. Zimmerman R.Nor accidental head injuries in infants “the shacken baby syndrome”. N. Engl. J. Med. 1998:338:1822-4.
  • Gough D. Definiendo el problema del maltrato infantil. Child abuse negl. 1996; 20-993-1002.
  • Hahn Y. Raimondi A. Mc Lone D.Traumatic mechanism of head injury in child abuse. Childs brain 1983; 10: 229-41.
  • Hatton F. Bouvier Colle M. Barois A.Autopsies of sudden infant death syndrome. Clasification and epidemiology. Acta pediatrica 1995 ; 84 (12): 1366-1370.
  • Iyasu S. Rowley D. Hanzlick R.Guidelines for death scene, investigation of sudden  unexpected infant death. J. SIDS Infant mortality 1996; 1:183-202.
  • Kempe C. Silverman F. Steele B. Et al.The battered child syndrome. JAMA 1962 ; 181: 17-24.
  • Kleinman P. Diagnostic imaging in infant abuse. Am. J. Radiol. 1990: 155: 703-12.
  • Krous H.Pathological considerations of  sudden infant death syndrome. Pediatrician 1988; 15: 231-9.
  • Krous H. Sudden infant death syndrome. Curr Probl Pediatr 1973; 3:1-36.
  • Krous H. Nadeau J. Byard R. Blackbourne B.Oronasal blood in sudden infant death.The Am. J Vol. 22 No. 4 Dic. 2001.
  • Lazoritz S. Baldwin S. Kini N. The whiplash shaken infant syndrome: has Caffey´s syndrome changed or have we cahnged his syndrome?. Child abuse negl. 1977; 10-989-91.
  • McCort J. Vaudagna J. Visceral injuries in battered children.  Radiology 1964; 124: 681-4.
  • Meadow R. Suffocation, recurrent apnea, and sudden infant death. J. Pediatr. 1990; 117:351-7.
  • Meadow R.Unnatural sudden infant death. Arch. Dis. Child 1999; 80: 7-14.
  • Nakamura S. Wind M. Danello M. Review of hazards associated with children placed in adults beds.Arch. Pediatr. Adolesc. Med. 1999; 153: 1019-23.
  • Navarica C.Sindrome de muerte súbita del lactante, aspectos médicolegales. Tesis de doctorado 1998.
  • Neil E. Langlosis M. Ellis P. Little D. Hulewicz F.. Toxicologic analysis in case of possible SIDS. The Am. J. Vol. 23 No. 2 Jun 2002.
  • Rodriguez Plazos M. Lucerna Romero J.Consideraciones médico-legales en la muerte súbita infantil. An. Esp. Pediatr. 1991; 35 Sup 47: 68-70.
  • Sifakis C.Maltrato infantil. Inedito 2002.
  • Silverman F. The roentgen manifestation of unrecognized skeletal trauma in infants.  Am. J. Roengenol Radiat. Ther. 1953; 69:413-426.
  • Smialeck J. Monforte J. Toxicology and sudden infant death. J. For. Sci. 1977, 24: 775-88.
  • Stocker J. Dehner L.Pediatric pathology.  Lippincott & Wilkins Philadelphia 2001.
  • Walker A. Romieu I.Infant medication and sudden infant death syndrome. Am. J. Prev. Med. 1988; 4 (supl 2): 29-31.
  • Zumwalt R. Fanizza-Orphanos A.Dating of  healing rib fractures in fatal child abuse. Adv. Pathol 1990; 3: 193-205.

El delirio Excitado – Aspectos médico Legales

enero 7, 2014

El consumo de drogas psicoestimulantes, en particular, la cocaína, ha alcanzado en los últimos años proporciones epidémicas. Se la halla asociada con frecuencia a las muertes violentas y a las conductas delictivas. De allí el creciente interés científico por los aspectos medico legales y sociales planteados como problemática por la droga.El Delirio Excitado (D.E.), o síndrome confusional agudo o psicosis tóxica, es para algunos autores, una variedad de síndrome neuroléptico maligno (N.M.S.). El síndrome agrupa múltiples etiologías, puede ser producido por causas infecciosas, metabólicas, traumáticas y tóxicas. En este último grupo predomina el efecto nocivo de la cocaína. Las anfetaminas y la combinación con el alcohol, que actúa potenciando sus efectos.

La cocaína estimula el sistema nervioso autónomo simpático y la actividad psicomotora, produce vasoconstricción, aumento de la presión arterial y de la frecuencia del pulso, taquipsiquismo, verborragia, hiperconciencia, bienestar, euforia, aumento de la seguridad y alerta.

Cuando se produce el efecto tóxico llamado delirio excitado, el cuadro es diametralmente opuesto. Se caracteriza por los detalles siguientes:

  1. Hipertermia, de aparición brusca y alcanzando a veces hasta los 40°C.
  2. Excitación psicomotriz, con delirio a menudo de contenido persecutorio y alucinaciones de variado tipo, predominando las de tinte terrorífico.
  3. Conducta extravagante con apariencia de “borracho loco”.
  4. Agresión a personas, no distingue amigo o enemigo.
  5. Agresión a objetos, es frecuente que rompa vidrios a puñetazos.
  6. Desnudarse, gritar desaforadamente, esconderse o encerrarse en una habitación haciendo barricadas.
  7. Resistencia al dolor y a los gases irritantes utilizados por las fuerzas de seguridad. El sujeto continúa lanzando golpes, aún esposado.

En un periodo que varía de minutos a 6 horas, se produce la parada cardiorrespiratoria y la muerte, casi siempre por fibrilación ventricular. Tal vez esto explique (Bajo ningún punto de vista  justifique) que los custodios de Locales de diversión nocturna (“Patovicas”) castiguen duramente al intoxicado, en ocasiones hasta matarlo.

Otro problema es la muerte en custodia policial. Las situaciones que se presentan son las siguientes:

  1. Muerte durante el arresto.
  2. Muerte en el coche patrullero.
  3. Muerte en la celda.

La cuestión se complica aun mas porque el sujeto presenta contusiones producidas al reducirlo o sujetarlo, huellas de ataduras, lesiones autoinferidas (vidrios), o se atribuye la asfixia posicional, a la acción de gases irritantes o a cualquier medio de contención de uso policial. El perito debe tener en cuenta:

  1. Las circunstancias del hecho (la sintomatología descripta).
  2. Comprobaciones de laboratorio positivas para cocaína, alcohol u otros enervantes.
  3. Ausencia de violencia física capaz de producir el óbito.

Se atribuye al personal una actitud negligente o de represión excesiva. El personal policial debería ser instruido sobre estas cuestiones. Un borracho que “duerme la mona” en una celda puede pasar fácilmente al como alcohólico sin pródromos que alarmen al observador o morir por hipotermia.

Se ha abusado del término “sobredosis”. La mayoría de las muertes se producen con cifras bajas de cocaína y sus metabolitos (hay muertes con dosis menores a 1mg por litro). Como dicen Dominik y Vincent Di Maio, (“Forensic Pathology” C.R.C. Press, 1993)  “No hay correlaciones entre muerte y dosis”. También debe tenerse en cuenta que la tasa en sangre no es superponible a los periodos medico legales que se utiliza en ebriedad alcohólica.

Motiva esta Charla médico legal, el artículo publicado por el matutino “Clarín” los días 11 y 12 de noviembre de 2013 que pueden verse a continuación:

http://www.clarin.com/sociedad/Conmocion-muerte-rugbier-drogas_0_1027697510.html

http://www.clarin.com/sociedad/Conmocion-muerte-joven-rugbier-Mendoza_0_1028297225.html

Es necesario aclarar que la muerte por “sobredosis”, produce brusca hipertermia, excitación psicomotriz, convulsiones y paro cardiorespiratorio. Suele observarse en “correos de la droga” (“Body packers”, “Mula”, “Camellos”) que la transportan en grandes cantidades, envueltas en preservativos que ingieren o introducen en recto o vagina para contrabandear en prisiones o en forma internacional de uno a otro país. La ruptura del envase, produce inundación orgánica de la droga. Transcribo dos casos de observación personal, también iconografía ilustrativa pertenecientes a mi libro “Tanatología, investigación de homicidios”.

Casos de observación personal:

1. Masculino, 1,72 m de talla y 80 Kg de peso. Atlético. Edad aparente 30 a 35 años. A bordo de un transporte público, agrede al conductor, a los pasajeros y produce daños en el vehículo. Ya en la comisaría en un exceso de excitación psicomotríz lesiona a 8 agentes, se libera del chaleco de fuerza y dobla con sus manos dos barrotes de la celda. Es contenido. Es inyectado con Clorpromazina (Ampliactil), por un médico del servicio municipal de emergencias, el sujeto fallece en el acto. La autopsia comprobó un proyectil calibre 45 de antigua data, alojado en el  hemitórax izquierdo. Tatuajes carcelarios y cicatrices de autolesionismo. Huellas de ataduras y contusiones de importancia leve, sin relación directa ni indirecta con la causa del fallecimiento. La causa inmediata o final muerte de la muerte fue edema agudo pulmonar. El examen químico toxicológico visceral comprobó la existencia de cocaína y sus metabolitos.

2. Masculino, 1,68 m de talla y 73 Kg de peso. Edad aparente 20-25 años. Corresponde  al tipo nativo-latino sudamericano. No presenta señas particulares. Sufre acceso convulsivo al llegar al aeropuerto de Ezeiza, procedente del Perú Fallece por paro cardiorrespiratorio en el hospital local. Sospecha de contrabando intracorporal de drogas, la autopsia comprobó 74 paquetes en el estomago y 20 en el intestino delgado, dando un total de 94 envases conteniendo cocaína.

104

Mulas o "Body Packer"

Mulas o “Body Packer”

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 225 seguidores