Skip to content

“El chacal” y el “Leon viejo que nunca ha mordido a nadie”

noviembre 26, 2013

Con las últimas noticias sobre Robledo Puch, al archivar los recortes del diario me encontré con uno del 2002 a partir del cual elaboré el siguiente texto:

He leído en la edición del diario “Clarín” del día 15 de noviembre del presente año, que Carlos Eduardo Robledo Puch, ha solicitado la pena de muerte si no es liberado.

http://edant.clarin.com/diario/2002/02/05/s-03401.htm

En la misma nota un párrafo anoticia: “Que Robledo Puch no tiene Patologías ni es peligroso para sí, ni para terceros”.  Por supuesto, este manso cordero, estoy de acurdo, no solo NO padece, ni ha padecido nunca, patología mental alguna. Por el contrario, siempre se ha sentido extraordinariamente bien y lo ha disfrutado asesinando a:

José Carlos Bianchi, Juan Saettone, Félix Pedro Mastronardi, Jesús Godoy, Virginia Eleuteria Rodríguez, Ana María Di Nardo, Romeo Del Bene, Juan Carlos Rosas, Bienvenido Serapio Ferrari, Manuel Acevedo y a sus cómplices Ibáñez y Somoza.

Siempre he tenido la convicción, porque he penetrado en los retorcidos meandros de su personalidad, que el listado de víctimas es más amplio. Yo diría, sí, ha cumplido su condena, pero peligroso será siempre. Solicitar la pena de muerte (absurdo) o desear NO salir de la cárcel (Diario “Clarín” 5/2/2002, pág. 34), son bravatas para llamar la atención sobre su persona. Robledo es un psicópata agresivo, cruel homicida, incendiario, violador, destructivo y cobarde.

http://www.clarin.com/policiales/Robledo-Puch-pide-muerte-liberan_0_1030097135.html

Yo me pregunto, ¿qué vivencia experimentaría un ciudadano si mañana descubriera que Robledo vive en el departamento vecino…que está sentado junto a él en el colectivo, o que está detrás de él en la cola del supermercado…?

A Robledo le caen a la perfección  las citas de los grandes maestros:

  • Félix Martí Ibáñez: “Un desierto de Gobi de la afectividad, incrustado en el alma humana”.
  • Vincent Di Maio: “Para él, matar, tiene la misma emoción que cenar”.
  • Emilio P. F. Bonnet: “Personalidad anormal psicopática, caracterizada por una congénita, progresiva y permanente proclividad a la destructividad y agresividad, proyectada por lo general contra las cosas, objetos, animales o personas del mundo circundante y más raramente sobre la propia personalidad y resultante de una derivación de instintos o pulsiones.

Al finalizar el juicio oral que lo condenó a perpetuidad, el presidente del tribunal, cumpliendo con el ritual, le otorgó el permiso para expresar su opinión personal. Robledo dijo: “Esto es un circo, cuando salga, los voy a matar a todos”.

robledo circo

¿Cumplirá la promesa?

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. noviembre 27, 2013 00:01

    Reblogueó esto en Crímenes Escalofriantes.

  2. Dra. Liliana Mabel Martiello permalink
    noviembre 27, 2013 01:55

    ¡Gracias Maestro por sus enseñanzas! Considero que la justicia penal no debe liberar a Robledo Puch. Sigue siendo un peligroso, psicopata asesino, para la sociedad. Invitarìa a su defensor el ofrecimiento de llevarlo a vivir a su casa con su familia. Cordialmente Dra. Liliana Martiello.

    • enero 7, 2014 13:42

      Estimada Liliana:

      Totalmente de acuerdo con vos.
      Un enorme saludo.

      • Dra. Liliana Martiello permalink
        febrero 14, 2016 22:54

        Admirado Maestro: Gracias por su respuesta que adhiere y por hacernos llegar un nuevo comentario del caso “El Chacal” y “El León viejo que nunca ha mordido a nadie” en referencia al psicópata incurable asesino y ladrón, Robledo Puch que despierta nuestra atención desde el punto de vista del Derecho Penal y las Ciencias Penales,Nos explica la vivencia un funcionario judicial, que siendo muy joven había ingresado al Juzgado Penal de San Isidro donde tramitó la paradigmática causa en 1971, realiza una síntesis de los hechos, concluyendo que su pericia ayudó a que el peligroso Puch esté actualmente en prisión. Cabe destacar que la medulosa historia clínico-criminológica por Ud. realizada ya fue objeto de nuestras charlas médico-legales. ¡Mis más sinceras felicitaciones Maestro, todos sus trabajos profesionales al servicio de la Justicia, como es por todos conocido, son siempre de excelencia e inigualables!. Afectuosamente, Dra. Liliana Martiello.

  3. Paula Keller permalink
    diciembre 9, 2013 21:35

    Como es su costumbre, Maestro Raffo, nos ilustra acertadamente sobre alguien que sólo ha sido reconocido en la sociedad y en su historia por la atrocidad de sus actos. ¿Quién sería Robledo Puch si no hubiese asesinado, violado y torturado? Probablemente, un número en un padrón de ciudadanos. Lo cierto es que aunque esta bestia haya perdido los colmillos y las garras, sigue siendo una bestia porque sus actos lo determinan. Si “la muerte civil no tendrá lugar en ningún caso…” tal como lo expresa el Código, la muerte de este ser escalofriante tiene que tener su proceso a las sombras a la que él solo se ha condenado. Lo saluda con total admiración Paula Keller. Alumna del Dr. Lossetti y del Dr. Di Salvo en la Carrera de Especialización de Medicina Legal.

    • diciembre 10, 2013 20:48

      Estimada Paula, te agradezco mucho por tu comentario y me alegra saber que dos alumnos muy queridos son tus profesores.
      Te envío un cordial saludo.

  4. Magdalena permalink
    diciembre 31, 2013 15:42

    Estimado Dr. Raffo, no puedo dejar de preguntarme, si este personaje conserva desde siempre su atroz comportamiento y personalidad, ¿para qué sirven, entonces, las cárceles?
    Lo saludo respetuosamente.

    • enero 7, 2014 13:40

      Estimada Magdalena:

      En estos personajes, la cárcel no le hace mella, son genio y figura, hasta la sepultura.
      De allí un antiguo dicho “El hospital los rechaza, y en la cárcel perturban”.

  5. Ada Pacio permalink
    febrero 25, 2014 21:56

    Hola profesor. Quisiera decirle que crecí escuchando hablar maravillas de ud. Es mi hogar sólo eran palabras de admiración y respeto. Mi padre lo apreció mucho.

  6. febrero 6, 2016 16:23

    Genial su comentario y sus enseñanzas, que perdurarán en la memoria de muchos que lo conocimos en su magno trabajo. Yo me acuerdo, y siempre lo recordaré, como también me acompañará hasta mis últimos días la imágen de Robledo Puch, su pericia (en aquel momento concluyente en la etapa de Instrucción junto a otros maestros que convocó el Juez Penal de San Isidro, Dr. Victor Sasson). Yo ingresé a ese Juzgado siendo muy joven, en Julio de 1971, y el Juez Dr. Sasson, tenía en su escritorio una sola causa, que tardó meses en resolverse, era aparentemente el segundo de los homicidios de un gerente y un sereno de la boite Enamour de Vicente López, los señores Mastronardi y Godoy, (causa 10.071/71) que nunca se archivó, porque ambas personas eran “conocidas” del famoso y querido (por mí y todos sus empleados) Juez, asiduo concurrente al lugar. Meses más tarde y en el último de su raid delictivo, siempre con cómplices, asegurándose luego su muerte (la primera -la de Ibañez nunca fue probada-) de darles muerte. Y finalmente a Somoza en febrero de 1972, en una ferretería de Carupá, San Fernando. Luego es apresado al ir la Brigada de Tigre, al domicilio de Somoza, que fue quemado con un soplete por Robledo, pero dejando su cédula en su campera de corderoy. Allí llegaron rápidamente (los investigadores policiales) a la casa de Robledo Puch por indicaciones y denuncia de la madre de Somoza. Es detenido y confiesa todos sus delitos (sin ningún tipo de presión que se acostumbraba a realizar en la época), violaciones, (aunque nunca participó directamente de ellas según sus propios dichos por su condición de homosexual). Luego es trasladado al despacho del Juez porque nadie creía semejante locura de crímenes. El Juez a solas en su despacho, y con la causa de Mastronardi y Godoy le pregunta detalles y allí se concluye que sólo él podría ser el autor. Usted estimado Doctor fue el testigo clave, que junto a su pericia, ayudaron a que esté actualmente en prisión. Pasando por varios destinos carcelarios. Unidad 9, (La Plata) Olmos (La Plata) Sierra Chica creo que aún permanece allí. La última vez que lo visité, porque acompañé a los distintos jueces que pasaron, (hasta 1976 y el golpe militar por razones obvias) tuve la oportunidad de preguntarle lo que ya habían preguntado jueces y peritos, y siempre tuvo la misma respuesta, sin remordimientos. Tenía la necesidad de contarlo y agradecer por este medio a su trabajo, el que siempre admiré, primero como empleado, y luego como funcionario Judicial de Fiscal de Neuquén en el que seguía su trabajo y cómo llegar a conocer la mentalidad de los delincuentes.
    Me saco el sombrero y admiro su siempre vigencia y permanencia, para los más jóvenes que espero que sirva como legado.

    • febrero 12, 2016 15:57

      Estimado Guillermo, Te agradezco mucho por tus palabras. de este caso, también yo aprendí mucho. Te envío un cordial saludo.

      • febrero 12, 2016 22:31

        El agradecido soy yo por sus permanentes enseñanzas que me ilustraron ye marcaron desde joven como empleado, y que apliqué como funcionario judicial en el fuero penal, siempre en la práctica forense, tanto desde la criminología como en la criminalística.
        Gracias Maestro por estar siempre presente con su sabiduría, sencillez y bonomía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: