Skip to content

La Marihuana, Aspectos medico legales.

mayo 13, 2014

Nos informa el matutino “Clarín” del día viernes 2 de mayo del 2014 en la página 28: “Estados Unidos: El consumo de drogas en el país (Argentina) creció dramáticamente”. “Entre 2001 y 2011 el consumo de marihuana entre alumnos del secundario aumento 200 %, el de cocaína 170 % y el de éxtasis 1000 %, según cifras oficiales de SEDRONAR”. Agrega en la página 34: “Uruguay, la producción de marihuana seria el doble del 2013”, “Esto sucede pese a que aun no ha sido reglamentada la ley que autoriza el cultivo para consumo personal” Etc. El mismo matutino nos informa en su edición del día sábado 3 de Mayo (Pago. 49): Que “Uruguay reglamento la ley que autoriza la marihuana”

El vicio, en el sentido restringido que le imponen las condiciones de nuestro tema, se halla definido con la acepcion que reza “Habito de obrar mal”. Cabe conceptuar que en lo relativo a nuestro tema los vicios son los modos de conducta adquiridos que se consideran como amorales o nocivos y que se caracterizan por tendencias antisociales; el consumo de marihuana constituye siempre un abuso y un vicio en el sentido más estricto de la palabra, en lo que se refiere a esta droga no existe para justificar su empleo, indicación medica alguna. Los adeptos a la droga que tratamos se calculan, en todo el mundo en unos 300 millones. Aparte otras razones (como las de su efecto, que consideraremos detalladamente), concurren dos causas principales para difusión tan vasta: Es la única droga de su clase que puede consumirse sin procedimientos químicos precedentes, y su módico precio la coloca al alcance de las personas más humildes. La primera referencia sobre el uso de la marihuana en la nueva España, se remonta a los tiempos de la conquista, según informa Don Francisco Ferrar del Castillo. Es probable que la palabra “Marihuana” venga de la palabra “Malihua”; y esta a su vez de “Mallin” que quiere decir prisionero, y “hua” que expresa signo de propiedad. La terminación “ana” equivale a agarrar o asir. Los indios denominando “Malihuan” quisieron expresar que la planta se apodera del individuo, lo vuelve toxicómano, como diríamos hoy. Los españoles convirtieron la palabra en marihuana.

Los efectos generales que la marihuana ejerce son muy conocidos, de  modo que nos ceñiremos a recordar en rigurosa síntesis que los fenómenos psíquicos que suelen aparecer en primer término, son más acentuados y mas importantes que los corporales. Se destaca un estado eufórico con hiperexaltacion, incoordinación motriz y sensibilidad general exaltada, automatismo de las funciones cerebrales, inestabilidad mental con trastornos psicosensoriales, que llegan hasta la aparición de ansiedad, un sinnúmero de ilusiones, alucinaciones y estados delirantes subagudos según la personalidad individual. Esta cuestión es importante: lo percibido por personas de elevada cultura, o de elevado espíritu filosófico o artístico, como los Baudelaire o los Gautier, no pueden aplicarse -por razones obvias-  a los usuarios de marihuana de “clase baja”, integrantes de la gran mayoría de la clientela que goza del “cielo del pobre”. Hay perdida general de las acciones de tiempo y espacio de manera tal, que los minutos parecen horas y los centímetros metros. Tal vez, lo más importante que produce esta droga es la debilitación de la voluntad con notable aumento de la sugestibilidad. El usuario de marihuana revela sus tendencias subconscientes y sus verdaderos instintos en forma similar a la atribuida al vino cuando se declara “In vino, veritas”. Se recuerda aquel dicho español que dice: “Si quieres conocer los secretos tu enemigo, hártale de vino”.

El cuadro que se observa cuando un delito acontece en una “fumata”, es el de hombres en plena embriaguez con euforia delirante, con todos los estados intermedios, carreras, persecuciones, gritos y estruendos, furia y agresividad. Otros en cambio, en estado de postración o que duermen profundamente. Se observa una escisión absoluta entre el juicio y el dominio de los actos. Bajo el efecto de la marihuana el sujeto no solo juzga a los demás, sino que también se enjuicia a si mismo bastante bien; no obstante, se siente constreñido a actuar como si no poseyera autocritica alguna. Los usuarios de marihuana se tornan por regla general animados, locuaces, se muestran afables, se entregan a expansiones fraternales, son propensos a la confidencia (que después no pueden recordar) y están dispuestos a cometer “cualquier cosa”; en resumen, se encuentra en un estado de agradable excitación acompañado de un sentimiento de vigor físico creciente que sin embargo no corresponde a la realidad. de allí la costumbre de “la previa”, fumar marihuana antes de concurrir al boliche o a la cancha de futbol, porque la alegría que les proporciona es entonces incomparablemente mayor y ruidosa, lo que los deleita. Otros se sirven de los resultados excitantes de la droga para cometer actos criminales. El cabecilla mexicano Pancho Villa, obligaba a fumar marihuana a sus aguerridas fuerzas revolucionarias, con objeto de que ante el enemigo combatieran sin temor a la muerte; mientras que en otras épocas, precisamente por el efecto peligroso, prohibió con todo rigor su uso, ese mismo Pancho Villa que difundió en todo México la conocida canción de la cucaracha que, por falta de marihuana, “ya no puede caminar” los jefes de bandas acuden a ellas para eliminar la indecisión de los “novicios” en la practica criminal. En su fase aguda, el canabismo provoca un polimorfismo sintomático -dependiente de la formula psíquica individual- que justamente constituye uno de los mayores peligros de la marihuana, porque no se puede prever qué efecto producir en cada individuo.

El famoso criminalista cubano Israel Castellanos expresaba: “El uso de la marihuana hace del violento a un agresivo y un peligroso en potencia” y agrega que la droga acrecienta los impulsos. innatos, pero no los atenúa ni los adormece”

La combinación de drogas y alcohol es un coctel explosivo.

termina el efecto de la marihuana con el estado de languidez, laxitud, amodorramiento y sueño profundo. En otros sujetos produce un “automatismo ambulante” durante el cual camina horas y horas hasta caer extenuado. También ocurre que el sujeto despierta con una “sensación de hambre canina” y consume cantidades inusitadas de comida.

Una observación general, quizá no tan curiosa como pareciera a primera vista, aunque muy explicable proviene de que los actos violentos, dramáticos, se cometen en general, por fumadores solitarios, mientras que lo que gozan de la hierba en común suelen permanecer en su “club”, entre sus compañeros de vicio, hasta que se ha esfumado el efecto. si bien el canabismo no conduce a una toxicomanía en el sentido clásico del morfinismo, la sujeción a la droga es bastante grave; disminuye considerablemente el valor social del individuo y lo arrastra a una manifiesta decadencia física y mental. La tendencia a una conducta asocial, de moral relajada, de despreocupación, con aversión al trabajo, o la inclinación al desarrollo psicótico de tipo delirante o ezquizofrenoide.

Casi siempre quedan defectos en el carácter que los tornan inútiles para una vida social y económica ordenada.

El citado matutino “Clarín” de fecha 3/5/2014 informa que en Uruguay, se venderá legalmente marihuana en las farmacias. Ahora bien, quien va a “recetar” la droga? al médico -parece absurdo decirlo- le está prohibido por el juramento Hipocrático- quien firmara “el permiso”? Quien se hará responsable de las consecuencias?

Según mi leal saber y entender, no existe razón, ninguna excusa ni indicación alguna para su uso.

Por otra parte, es licito experimentar con la salud de las personas?

El prestigioso médico Español y eximio escritor Félix Martí Ibáñez acuña la frase “Llevan escrita en su piel, la historia de sus vidas”.


<img class="aligncenter size-large wp-image-Imagíner

303″ src=”https://osvaldoraffo.files.wordpress.com/2014/05/02.jpg?w=600″ alt=”02″ width=”600″ height=”437″ />

04

10

 

 

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. José de Artigas permalink
    mayo 13, 2014 21:55

    No sabe lo que le agradezco Dr. Raffo los conocimientos adquiridos en sus lecturas. No en todos lados se puede obtener estos datos médico legales que ayudan bastante a entender las conductas delictuales de algunos miembros de la sociedad que nos toca vivir. Información es poder.

    • Juan Gregorio Landi permalink
      mayo 14, 2014 16:23

      Estimado Dr Raffo agradezco los comentarios de sus articulos enviados a mi correo electronico ya que enriquecen y actualizan mi conocimiento en materia de Medicina Legal
      le saluda Atte.

  2. mayo 14, 2014 21:53

    Dr. Raffo…..en nuestra sociedad es común escuchar que la mari no hace nada,es pasajera,no tiene ningún efecto nocivo,se la puede consumir con libre albedrío porque es social,en reuniones de amigos,etc…..pero ignoran totalmente sus efectos nocivos sobre la personalidad en general,que lo puede llevar a delinquir o al homicidio bajo el efecto nocivo de la yerba.
    Veremos con el tiempo en la sociedad uruguaya la reacción que originara la venta libre.
    Un abrazo y como siempre brillante su lección sobre esta porquería…Saludos

  3. mayo 14, 2014 23:00

    Gracias querido Profesor, como siempre brillante el contenido del informe.!!,un fuerte abrazo Osvaldo.

  4. daniel aguirre permalink
    mayo 15, 2014 17:57

    Como siempre gracias Maestro!!

  5. Leví Inimá de Miranda permalink
    mayo 18, 2014 09:03

    Gran Maestro Osvaldo Hugo Raffo!

    Necesito urgentesu dirección para enviarle la primera edición de mi libro “Balística Forense – el criminal al forense”, publicada por Rubio.
    Les pido que los datos de su dirección para enviar el correo.
    Gracias por su existencia y su conocimiento eterno.

    Levi Inimá Miranda – examinador experto médico
    Rio de Janeiro – Brasil

  6. Dra. Liliana Mabel Martiello permalink
    mayo 18, 2014 22:14

    Apreciado Maestro, Profesor, Doctor Osvaldo Raffo: Me complace leer y y aprender de sus interesantes artìculos. Sus enseñanzas son un deleite, como siempre Maestro, es un erudito del tema que expone. Tal como el presente: La Marihuana. Aspectos Mèdicos y Legales. Mi postura es contraria a la despenalizaciòn de la producciòn, venta y consumo de Estupefacientes, constituyen verdaderos Delitos contra la Salud Pùblica, cuyos sòlidos fundamentos se hallan vertidos en tradicionales fallos jurisprudenciales. Ahora, Uruguay, sancionò la Ley 19.172/2014 y su Decreto Reglamentario, violando Tratados Internacionales, sin tener en consideraciòn el nocivo y perjudicial impacto en la salud por el uso de la marihuana, autorizando el expendio de cannabis psicoactivo en farmacias, no sòlo para uso medicinal, sino para consumo personal, es decir, con fines recreativos, màs otras actividades permitidas que considero incomprensibles. Doctor, queda clara la categòrica conclusiòn de su dictamen “que no existe razòn, ninguna excusa ni indicaciòn para su uso”. Asimismo, Usted Maestro, nos muestra la controversia sobre el mèdico que “expedirà la receta” y su conflicto ètico con el juramento Hipòcràtico. Con admiraciòn y cariño. Dra. Liliana Mabel Martiello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: