Skip to content

Peritos y Jurados

agosto 12, 2014

Según publica el matutino “Clarín” en su edición del 22/5/2014 en la página 48, fueron sorteados más de 11000 bonaerenses que serán convocados para participar como jurado popular en los juicios por delitos con penas previstas mayores a 15 años de prisión. Deberán afrontar una responsabilidad de grado superlativo, porque deberán otorgar el veredicto de culpabilidad o inocencia, aunque la sentencia será aplicada por el Juez.

Quedan excluidos los extranjeros (no naturalizados), abogados en ejercicio de la profesión, procuradores, escribanos y personas con cargos políticos de jerarquía y por supuesto personas que posean condenas por delito doloso y los procesados sometidos a  proceso penal en trámite.

El padrón general estará conformado por 12 hombres y mujeres, los convocados serán sometidos a una audiencia de selección, presidida por el juez, para detectar si algún jurado no está en condiciones de ser imparcial. La participación será obligatoria por tratarse de una “carga pública” y los civiles recibirán una remuneración de 580 pesos diarios.

Ahora bien, el juez actuante deberá efectuar uno de los diagnósticos más difíciles en la práctica de la psicopatología forense, es el diagnóstico de “personalidad normal”. La literatura sobre esta problemática es tan extensa que su análisis escaparía a la brevedad  de nuestras charlas. Decía Gregorio Marañón: “El hombre normal es el resultado de una estadística”; es el criterio del término medio, yo agregaría, aplicable al momento histórico que se vive. Las vivencias y los conceptos de los hombres de la década de los años 30, no son superponibles a los hombres de la actualidad. Seguramente el magistrado se manejará con el criterio “jurídico de normalidad, para el código civil, la normalidad , particularmente  psíquica, reside en los siguientes atributos: discernimiento, intención, libertad perfecta y completa razón, sano juicio (arts. 898, 900, 3695 y 3616), o sea, el código juzga a los hechos como voluntarios cuando son ejecutados con “discernimiento, intención y libertad”. El problema reside en un punto crucial para discriminar entre el bien y el mal, el miembro de un jurado, votará de acuerdo a su criterio personal. La sensatez y el juicio crítico varían hasta lo infinito y en algunos sujetos considerados estadísticamente normales, son rudimentarios. La tarea del juez no será fácil, deberá “detectar si algún jurado no está en condiciones de ser imparcial” (Roberto Lara, Clarín 22/05/2014, Pág. 47).

El juicio oral no es un “juicio escrito hablado”, las partes en litigio se enfrentan directamente. En cualquier momento puede surgir un acontecimiento inesperado que motivara el debate entre la acusación y la defensa. El juicio oral es un acto solemne que tiene algo de sabor teatral. Hay un escenario, allí están los magistrados, secretarios, abogados, fiscales, acusados, ujieres y a partir de hoy, los 12 miembros del jurado. También detrás de la barra, el público que asiste al juicio.

De pronto irrumpe el perito, hay un breve silencio expectante y todas las miradas se dirigen a su persona; Lo observan minuciosamente. hace ya más de 20 años, pensábamos con mi compañero de tareas, el Dr. Osvaldo Curci, que en cercano futuro habría participación de jurados en los juicios orales. Se nos había ocurrido distribuir entre el público alumnos de nuestro curso de medicina legal. La finalidad era recoger las opiniones que el público, elaboraba acerca de la actuación de los expertos convocados por el tribunal.

Antes de abordar este tema, es necesario aclarar las diferencias entre testigos y peritos y ahondar en las características de estos últimos. La ley ha consignado formalmente las diferencias entre el perito y el testigo. El testigo declara sobre un hecho percibido por sus sentidos, le basta tener memoria. El perito, en cambio, emite una opinión y debe al contrario haber hecho estudios especiales y demostrar su inteligencia y buen juicio. Acepta una misión que le da el carácter de funcionario público; por consiguiente, está sujeto a las obligaciones que imponen semejantes cargos.

Comentaremos brevemente las condiciones exigibles a un perito y la calidad de las funciones que debe desempeñar.

Las condiciones que el perito debe poseer son: Idoneidad, mentalidad, honestidad y cultura. La idoneidad la otorga el diploma de médico legista, que expiden las universidades a quien aprueba el curso de postgrado. La medicina legal es una especialidad, tal como lo es la oftalmología, la dermatología, etc. En la actualidad en ámbitos extracapitalinos, hay médicos a cargo de tareas medicolegaes que no son legistas. En el año 1925, el maestro Nerio Rojas designado profesor titular de la materia, expresó en su discurso inaugural: “Evitar que la medicina legal, sea un terreno baldío sin cerco, ni dueño, donde cada cual pueda transitar a su antojo”. Decía el maestro argentino Dr. Osvaldo Loudet: “Los peritos son los ojos del juez”. La mentalidad, valga el juego de palabras, significa poseer “mentalidad médico legal”, ser bue cirujano no es igual a ser buen perito, en un apuñalado el cirujano describe una herida; el legista en cambio, ve una lesión que es el concepto jurídico y le interesa determinar el tipo de instrumento empleado, la data de las lesiones, la posición de la víctima y el victimario, si es vital o postmortem, etc. Por honestidad del perito debe entenderse “honestidad científica”, decía el maestro Rojas: “el perito debe saber dudar”. Y así debe, en ocasiones, manifestarlo al magistrado. Los jueces aprecian la sinceridad de los peritos. La cultura del perito, su erudición, puede resumirse en una frase “de dos peritos con igual técnica, es mejor perito el más culto”. La función del perito puede resumirse en tres frases:

1. Traducir lo biológico al lenguaje jurídico.

2. Hacer que el juez pise terreno seguro en la etapa de investigación.

3.Hacer que el juez “paladee” la pericia, o sea, que le resulte acorde con sus propias convicciones sobre los hechos a causa de su dictamen.

Decía el maestro Rojas: “el perito debe actuar con la ciencia del médico, la veracidad del testigo y a ecuanimidad del juez”.

No recitar, no aparecer apasionado ni pedante, mostrarse claro y hablar sencillamente. Era necesario este periplo para poder relatar los comentarios del público (actualmente futuros jurados), recogidos por nuestras alumnas, infiltrados entre ellos. Para resumir la cuestión, destaco los aspectos principales.

  • El porte: El público comenta acerca de los colores del traje, las camisas, las corbatas, el corte de cabello y hasta el lustre de los zapatos. Desconfía de los peritos demasiado jóvenes o de avanzada edad. Prefieren el perito con aspecto de “galán maduro”.
  • La actitud: Critican al que porta notas o apuntes. El público quiere que se comporte como un actor que se sabe el libreto de memoria, que no gesticule, no cruce las piernas ni siga el “ritmo del interrogatorio” moviendo las piernas.
  • El parlamento: Quiere que resulte claro y concreto, y que no lance parrafadas científicas que no logra comprender. Muchos concurren al juicio como si se tratara de una junta deportiva, gustan de los peritos que saben habérselas con las preguntas de las partes en conflicto.

Breve comentario personal:

Es necesario para el perito precisar, concretar ciertos puntos: desconfiar, no penetrar nunca el fondo de la cuestión si no se tiene seguridad. Viene después de la exposición ante la presidencia, e turno del ministerio público y de la defensa. Entonces, prudencia, sangre fría y paciencia, tomarse el tiempo para reflexionar. No mostrarse agresivo contra la defensa, recordar el dicho samurái: “oculta tu espada bajo tu sonrisa”.

Hay situaciones delicadas, aún para expertos veteranos, uno de ellos es el “pánico escénico”, yo he visto a peritos veteranos quedarse mudos o confusos en temas que eran de su dominio; quisiera uno subir al estrado y darles un golpe por tontos. Después recapacitamos y aceptamos que nos puede ocurrir lo mismo. Otra situación desagradable puede acontecer cuando actuamos como jedes de un equipo de peritos. Los colegas serán interrogados individualmente, y el abogado utilizará el método de la fragmentación crítica para destruir los fundamentos del informe.

Hay frases que perduran a través del tiempo decía Alejandro Lacassagne: “Dime cuanto declaras y te diré quién eres” (Vademécum del médico perito – Lyon – 1900). Cuenta Harry Hodge en “procesos notables ingleses” (Notable British trials – Ed. Filson Young – Londres – 1950), que en la Inglaterra de 1915, el maestro inglés Sir Bernard Spilsbury, conocido como “el escalpelo de Scotland Yard”, tenía entre los jurados el apodo de “perito infalible” y siempre aprobaban sus peritaciones.

¿Qué ocurrirá en nuestro país?

En el futuro, no le bastará al perito contar solamente con su ciencia, deberá también dominar el manejo de escenario.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Alfredo Canals permalink
    agosto 12, 2014 19:05

    Muy interesante.Muchas gracias. Cordialmente!!

  2. mirta maldonado permalink
    agosto 12, 2014 20:42

    Me gustaria ser jurado , muy interesante

    Mirta Maldonado
    Perito Psicografóloga
    Miembro de la Asociación Grafopsicológica de España

  3. agosto 12, 2014 23:35

    Que puedo decir Profesor, como siempre impecable MAESTRO DE LOS MAESTROS!!……….Un fuerte abrazo Osvaldo.!!

  4. luis alberto permalink
    agosto 15, 2014 02:26

    En realidad maestro es un momento histórico que llego,y de suma importancia para los medico legista ,
    Este deberá estar preparado para narrar sus puntos de vista y contestar las preguntas del jurado con honestidad,idoneidad e imparcialidad, en forma clara y concisa.,
    Me gustaría afrontar un momento como ese,
    Un gran abrazo,,,,y que Dios le de a Ud, salud y paz que bien se lo merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: